Con la intervención de diez senadores, la Sala del Senado inició la discusión del proyecto de reforma constitucional que busca reestablecer el voto obligatorio en las elecciones populares.

Se acordó que la iniciativa, que cumple su segundo trámite, se votará en el primer lugar de la tabla el miércoles 14 de diciembre tras la semana regional.

Durante su trámite en particular en la Comisión de Constitución, se acordó consagrar en la Carta Fundamental la obligatoriedad del voto y dejar para una modificación a la ley orgánica los aspectos más operativos como sanciones y otros.

Fue el presidente de la Comisión de Constitución, senador Matías Walker, quien explicó los alcances del proyecto, señalando que «el sufragio será obligatorio para los electores en todas las elecciones y plebiscitos salvo -y con la sola excepción- de las elecciones primarias. Una ley orgánica constitucional fijará las multas o sanciones que se aplicarán por el incumplimiento de este deber, los electores que estarán exentos de ellas y el procedimiento para su determinación».

Durante el debate, que se realizó en las sesiones ordinarias del martes y miércoles pasado, intervinieron los senadores:

Enrique Van Rysselberghe: «El regreso del voto obligatorio forzará a quienes sean candidatos a dejar de buscar apoyos mínimos para salir electos y a hablar a los fanáticos de sus ideas, y les impondrá la tarea de tener que socializar y difundir sus ideas al mayor número de ciudadanos posibles, lo que moderará el debate político electoral»

José Miguel Durana: «Vivimos en un país libre gracias a una democracia fuerte y el voto voluntario solo la ha debilitado.  Sin embargo, la experiencia de participación electoral de nuestro país nos ha demostrado que el voto voluntario genera una altísima abstención y que eso deriva en que muchas de las autoridades elegidas carecen de una amplia legitimación ciudadana»

Iván Flores: «Ningún país democrático en el mundo puede conducirse, ser conducido y llegar a donde la ciudadanía quiere que se llegue, si no existe una democracia robusta.  Y para poder resolver los problemas de la democracia necesitamos tener más democracia, con más conciencia de los derechos ciudadanos y de deberes ciudadanos y cívicos».

Gastón Saavedra: «El Congreso es consustancial a la democracia. De ahí la importancia de la validación social de quienes seamos elegidos para representar la ciudadanía. Por lo tanto, el voto obligatorio es consustancial a ese fortalecimiento, a ese reencanto que tiene que tener la ciudadanía con la democracia, con su participación, con su adhesión, con este derecho humano que es el derecho a elegir y también a ser elegido»

Juan Ignacio Latorre: «Considero que el voto es un deber cívico. Junto con ser un derecho civil y político, también es un deber cívico y está bastante comprobado en experiencia comparada que cuando los países adoptan el voto voluntario, lo que ocurre es que termina aumentando la abstención y de manera crónica, sistemática, termina aumentando la abstención de los sectores populares y se termina elitizando el voto».

Juan Antonio Coloma: «Lo que ocurrió con la votación última del plebiscito es el mejor fundamento, la mejor base de por qué las decisiones tomadas por mucha gente interpretan también mucho más al país. Soy partidario de que cada vez esas más personas tengan de cuando en cuando un deber para con el Estado».

Fidel Espinoza: «Cuando tenemos más participación, tenemos más democracia. Por eso tenemos que mejorar las cosas que hemos hecho mal. Volver al voto obligatorio va a ser bueno para todos, sin votar este proyecto con la calculadora en la mano de cómo me va a ir en tal o cual elección, como partido o en tu elección particular, sino entendiendo que mientras más participen más se consolida la representatividad de quien va a salir elegido».

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.