La Audiencia de Barcelona hizo pública hace unos dias la sentencia del crimen de Santaló, es decir, el asesinato del Director del Centro de Convenciones Internacionales de Barcelona, Félix Martínez Touriño de un disparo en la cabeza a plena luz del día y en el céntrico ensache barcelonés en febrero de 2009.

El tribunal condena a Jorge Andrés, el sicario que disparó a Touriño, a 24 años y seis meses de prisión mientras que al inductor del crimen, Manuel Moreno, le impone una pena menor: de 18 años y seis meses. Normalmente el autor material y el inductor del crimen reciben la misma pena, pero en este caso la Audiencia le impone dos agravantes a Jorge Andrés, concretamente el de disfraz y delito de tenencia ilícita de armas. Dos agravantes que no puede imponer al cerebro de la trama porque, según la sentencia, no se puede considerar probado que Manuel Moreno estuviera al corriente de cómo se llevaría a cabo el asesinato. Es decir, le absuelve del delito de tenencia ilegal de armas, porque no estuvo en contacto con la pistola, y no le aplica la agravante de alevosía, porque no sabía que el sicario dispararía por la nuca, aprovechándose así de la indefensión de la víctima.

Sahid Sánchez, cuñado de Moreno y el encargado de contactar con el sicario, ha sido condenado a 13 años de prisión como cooperador necesario de un delito de homicidio, mientras que Yader Jair Castro pasará 16 años encerrado al ser considerado cooperador necesario de un delito de asesinato. La Audiencia además absuelve a la hermana del inductor, Maria Pilar Moreno, de un delito de encubrimiento. Estas son de hecho las decisiones que ya había hecho públicas el jurado popular, y a las que ayer la Audiencia aplicó penas concretas.

El crimen de Santaló – nombre de la calle donde Touriño fue asesinado – se remonta al año 2009 y fue un caso que causó estupor y alarma social en Cataluña. Manuel Moreno era por aquellos entonces director de audiovisuales del Centro de Convenciones Internacionales de Barcelona (CCIB) pero mantenía además algunos negocios fraudulentos que su jefe, Félix Martínez Touriño, había descubierto, según narra la sentencia. Moreno, que se enteró que Touriño planeaba despedirle, urdió un plan para matar a su superior. Se puso en contacto entonces con su cuñado Sahid que a su vez, contactó con dos individuos, Yader y Jorge, que serían los encargados de ejecutar el crimen. Durante varios dias estuvieron vigilando a la víctima hasta que la mañana del 9 de febrero, cuando Touriño salió de su casa, Jorge le disparó un tiro mortal en la cabeza. Rápidamente se subió a un coche conducido por Yader con el que se dirigieron a Madrid. Posteriormente ambos regresaron a su país natal, Colombia, donde fueron detenidos y extraditados en 2010.

La investigación del crimen no fue sencilla, pero los mossos lograron interceptar una conversación entre dos mujeres en la que una hablaba de “dinero sucio” – 9.000 euros – que había recibido Jorge, el autor material del crimen. Esto puso a la policía en la buena senda hasta detener a un total de 5 personas. Ahora, cuatro de ellas ingresarán en prisión, mientras que la hermana del inductor del crimen queda absuelta.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.