cláusula-sueloEspaña es uno de los pocos países de la Eurozona donde las entidades financieras siguen imponiendo condiciones abusivas a los clientes minoristas como es el caso de las cláusulas suelo. De hecho, actualmente sólo hay cinco países que mantienen éstas censuradas cláusulas: Bélgica, Francia, Italia y Portugal y España, según revela un estudio de la web Kelisto.es basado en los datos de 13 de los 18 estados de la Unión Monetaria. A pesar de que los juzgados de toda España están dictando cientos de sentencias condenando estas prácticas y obligando a los bancos a devolver a los demandantes el dinero pagado, las entidades financieras españolas siguen aferradas a esta práctica que beneficia sus intereses y perjudica el de los consumidores.

Según el portal especializado en ahorro, el 80% de las hipotecas sobre viviendas españolas cuenta con cláusula suelo, es decir, casi cinco millones de préstamos. Las cláusulas suelo marcan el interés más bajo que un consumidor pagará por su préstamo, al margen del nivel al que pudiera bajar el euríbor, el índice de referencia usado en el 87,5% de las hipotecas que se constituyen en España. Por ejemplo, un usuario que contara con una hipoteca con un interés de euríbor más dos puntos porcentuales, pagaría actualmente un 2,513% a su entidad. Ahora bien, si su contrato tuviera una cláusula suelo fijada en el 4%, ese sería el interés que le tocaría pagar, independientemente de que la suma de euríbor más el diferencial fuera mucho menor.

La aplicación de las cláusulas suelo está teniendo un impacto de miles de euros al año en el bolsillo de millones de familias.  Así, para una hipoteca media firmada en 2005, la cláusula suelo ya habría costado 6.610 euros. es decir, que un consumidor que hubiera contratado entonces una hipoteca media con una cláusula suelo del 4%, habría desembolsado 85.430 euros a su entidad, frente a los 78.820 euros que habría pagado de no tener cláusula suelo.

Poco común en Europa

En el resto de países de la Eurozona donde también hay cláusulas suelo, se trata de una práctica poco común y muy regulada. En Bélgica, por ejemplo, la normativa vigente obliga a que las hipotecas con cláusula suelo tengan también un “techo máximo” que limite las posibles subidas de los tipos de interés, mientras que en Portugal estas disposiciones no pueden aparecer en el contrato hipotecario, sino por separado, de forma que los clientes puedan eludirlas si así lo desean.

Por su parte, en Italia las cláusulas suelo pueden considerarse inválidas si el consumidor no es capaz de comprenderlas. Francia es el único país sin una regulación específica sobre su funcionamiento, un vacío legal que se explica, entre otras cosas, por la escasa aplicación de estos “suelos”, ya que la mayoría de las hipotecas que se firman en el mercado galo son a tipo fijo.

Bancos con cláusulas

Cuatro grandes bancos españoles todavía aplican cláusulas suelo en nuevas hipotecas: La Caixa, Bankia, Sabadell y Banco Mare Nostrum (BMN). Solo una (banco sabadell) ofrece información concreta sobre la limitación que efectúa a las bajadas del euríbor. en su hipoteca bonificada con túnel, banco sabadell establece un interés a euríbor +1,65% (con la máxima vinculación) a partir del segundo año, un “suelo” del 3% y un “techo” del 12%. Por su parte, BMN y Bankia permiten que el cliente negocie con la entidad la cuantía de las cláusulas suelo, mientras que la caixa deja la puerta aún más abierta al argumentar que “existe la posibilidad de establecer límites máximos y mínimos al tipo de interés aplicable”, según la web de ahorro Kelisto.es.

Juzgados saturados

Asociaciones de consumidores como Ausbanc, instan a los consumidores a negociar con el banco la eliminación de estas abusivas cláusulas. En caso contrario, la única opción que les queda es denunciar. El problema es que las avalancha de demandas están saturando los juzgados de toda España, con lo que la solución suele ser lenta, aunque segura en la mayoría de los casos, ya que los bancos están dando la razón a los consumidores y obligando a las entidades a devolver lo cobrado de más en un tanto por ciento muy elevado de las demandas.

Ausbanc, la más activa en la lucha contra las cláusulas suelo, ha estimado que la eliminación por parte del Tribunal Supremo de las cláusulas suelo ha supuesto una inyección de 520 millones, más de 43 millones al mes, según datos facilitados al Banco de España por las entidades financieras. Esta organización anima a los afectados a seguir demandando a las entidades financieras la eliminación de estos topes y la devolución del dinero cobrado de más.

 

 

 

3 Comentarios

  1. Si los bancos hiciesen caso de las resoluciones del Banco de España (que fuesen vinculantes) no habría tanta saturación en los juzgados.

    Tengo resolución del Banco de España diciendo que Caja Inmaculada (luego Caja3, ahora Ibercaja Banco) se apartó de las buenas prácticas bancarias al no informarme con anterioridad de la cláusula suelo. Y que ha hecho la CAI? Pues nada, archivar ese informe y obligarnos a ir a juicio.

  2. Un mínimo de esmero en el empleo de la gramática y el léxico es deseable en este tipo de noticias , máxime tratándose de un “diario jurídico”….
    En la última linea del artículo, por favor revisen si de está reclamando el dinero pagado “demás”, o mas bien se debería estar reclamando el dinero pagado ” de mas”.
    Gracias.
    Saludos

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.