El estudio vincula la rentabilidad de estas organizaciones privadas, que las familias acaudaladas contratan para invertir sus patrimonios, a las prácticas de gestión que llevan a cabo.

El informe concluye que las ‘family offices’ europeas cuentan con una gestión más cercana y consiguen mejores resultados que las americanas.

Los rasgos de una ‘family office’ de «calidad» son, entre otros, la contratación de personal interno para la gestión del patrimonio, la puesta en marcha de un gobierno corporativo más activo a través de comités de auditoría, inversiones y gestión.

El informe sintetiza que los incentivos al personal interno de estas gestoras como bonus, un porcentaje de los beneficios y oportunidades de co-inversión «transforman al gestor de un simple administradora a un emprendedor que participa activamente en el riesgo».

El índice de calidad del informe incide en la importancia de fomentar los planes de sucesión y formación de las generaciones futuras, para asegurar que los patrimonios familiares continúen siendo altamente rentables en el futuro.

El estudio, que analiza 167 oficinas familiares del todo el mundo, demuestra que las oficinas familiares con un mayor control del patrimonio y con empleados que participan en todas las operaciones lograron mejores rentabilidades que aquellas que subcontratan los servicios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.