Juez-escribirEl Juzgado Central de lo Contencioso número 4 ha condenado al Ministerio de Justicia a abonar 6.600 euros a un juez de instrucción por las 33 guardias que efectuó de 2011 a 2103, sin disfrutar de los días de permiso pertinentes.

La sentencia afectará a todos los jueces de instrucción que no disfrutaron del día saliente de guardia antes del 15 de octubre de 2013, fecha en la que se modificó el reglamento para reconocer el derecho de los jueces a disfrutar de un día de permiso tras la guardia.

En su sentencia, la juez se basa en la normativa europea y en un acuerdo del CGPJ de 15 de octubre de 2013 que modificaba el reglamento 1/2005 para aplicar la Directiva europea sobre esta materia (2003/88), estableciendo pautas relativas a los periodos mínimos de descanso que deben disfrutar todos los trabajadores del sector público y privado, y que fija disposiciones mínimas sobre el descanso diario y semanal y también sobre la duración máxima de trabajo semanal.

La juez entiende que esa Directiva comprende también a los miembros de la carrera judicial, a pesar de que “es el único cuerpo funcionarial que aún no tenía  reconocido de forma general este descanso tras la finalización del servicio de guardia, sin que se advierta la razón que justifique esta situación, lo que aún es más llamativo si se advierte que es precisamente la presencia del juez o magistrado la que resulta obligada, perentoria y fundamental en la prestación del servicio de guardia, y en las actuaciones judiciales que de la misma puedan resultar”.

La sentencia hace constar además que la jornada de los jueces  “no sólo no está siempre establecida previamente, sino que en numerosas ocasiones se prolonga por exigencia de su propio régimen jurídico, mediante la prestación del servicio de guardia”.

Por la cuantía no cabe recurso ante la Sala de lo Contencioso pero sí se puede interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo por interés de ley.

5 Comentarios

  1. Abogados: Qué hacer para tener éxito en el ejercicio de la profesión

    Llegar a ser un gran abogado conlleva un largo y dificultoso camino pero es a su vez muy reconfortante.

    Muchas veces uno se encuentra frente a situaciones de clientes que resultan en apariencia más complejas de sacar adelante que los casos de estudio que se investigaban al cursar estudios en la universidad.

    Frente a esta situación, Sociedades Legales propone dar los siguientes pasos:

    1: Los colegios profesionales tienen una amplia oferta de cursos y capacitaciones mediante los cuales uno puede incorporar conocimientos o bien actualizar algunos de los cuales uno ya está en posesión.

    Participar de estas actividades también brinda la posibilidad de estar ponerse en contacto con profesionales en situaciones similares a la nuestra o bien con profesionales con conocimientos más avanzados que pueden llegar a enseñarnos secretos de su éxito.

    Existen actividades como los denominados “cafés jurídicos” que funcionan como centro de debate y pueden permitirnos estar en contacto con otros colegas y de esta forma estar al tanto sobre cuáles son los temas de actualidad dentro del apasionante mundo jurídico.

    A su vez, algunas universidades brindan la posibilidad de realizar cursos de extensión que no implican el mismo tiempo y esfuerzo que realizar un posgrado por ejemplo. Esta es otra buena forma de estar al tanto de la actualidad jurídica.

    2: Consultar a otros colegas más experimentados:

    La idea de consultar a otros colegas sobre cuestiones que uno no tiene claras puede sonar sumamente lógica. No obstante, muchos abogados ya se por miedo, orgullo, verguenza o costumbre, no se animan a dar este importante paso.

    Muchos abogados, debido a este miedo o verguenza, optan por investigar solos sobre lo que no saben. De esta forma pierden tiempo y recursos que, sobretodo al inico de la profesión, no abundan.

    Otra opción para no investigar todo sólo por cuenta propia es la de utilizar las redes sociales, los grupos sobre abogacía, los foros y los blogs pertinentes.

    De esta forma se puede consultar todo tipo de dudas. Esta es una forma muy útil para todo abogado que es proclive a consultar cara a cara a colegas las dudas que tiene sobre cada tema.

    3: Aprender técnicas de Marketing:

    El “boca a boca” ha probado ser una técnica funcional desde los mismos comienzos del ejercicio del derecho. Pero, a decir verdad, no es la única. Ni mucho menos la más efectiva hoy por hoy.

    Hoy en día el auge de internet ha cambiado las cosas. Lo que antes para ser llevado a cabo requería de toda una empresa detrás, hoy puede ser llevado a cabo por uno mismo desde la comodidad de su hogar.

    Hoy en día, uno debe de ser solamente abogado. También debe de ser vendedor. Saber vender los servicios ofrecidos es igual de importante que los servicios que brindamos.

    Todo el mundo se ha topado a lo largo de vida con muchos abogados capaces que, sin embargo, no gozan de un éxito profesional y una cantidad de trabajo consecuentes con sus habilidades jurídicas.

    Si has visto abogados como estos o te sentís identificado con este concepto, seguramente te va a interesar buscar otros recursos para cambiar esta situación.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.