La ciberseguridad es a día de hoy una de las principales preocupaciones a nivel general. Se considera como una barrera protectora para computadoras, servidores, teléfonos inteligentes o redes; de las amenazas de hackers o ciberdelincuentes. Los ataques cibernéticos afectan a todos los sectores que componen la sociedad. En este sentido, el sector bancario es uno de los más afectados. Las entidades bancarias son víctimas de numerosos ataques cibernéticos, por lo que se hace imprescindible adoptar nuevas medidas de ciberseguridad. Este hecho es de suma importancia para asegurar un desarrollo que se fundamenta básicamente en internet y en las nuevas tecnologías.

¿Cómo ha actuado al respecto el sector bancario en Sudamérica?

En diversos países de Sudamérica el sector bancario trata de proteger su tecnología. A través de la ciberseguridad los bancos de Colombia, Paraguay, Ecuador y Perú quieren conseguir a corto plazo la adaptación a las nuevas medidas de seguridad. Igualmente, según una encuesta realizada, se pudo saber que la automatización de procesos, canales de digitalización o la analítica de datos son temas de gran importancia en este sector. Asimismo, se considera que los bancos han perdido gran parte de su invulnerabilidad. Su obligada presencia online para facilitar sus servicios y no quedarse fuera de las últimas tecnologías ha puesto en riesgo su hasta ahora inquebrantable fortaleza.

¿Cuáles son las mayores preocupaciones de estas entidades?

El sector bancario y financiero basan su futuro en las nuevas tecnologías. De este modo, las principales preocupaciones de estos sectores se centran en amenazas cibernéticas como:

Ransomware

Aunque no es ninguna novedad lo cierto es que este ataque ha perfeccionado su modus poerandi. Este software maligno opera robando información o archivos para pedir posteriormente una suma de dinero a cambio de su liberación. En diversas entidades financieras ha llegado a generar pantallas ficticias para iniciar sesión en 2000 aplicaciones bancarias y apoderarse así de las claves de acceso y cometer transacciones falsas.

La Nube

Es uno de los mayores quebraderos de cabeza para la banca. Es un método que en un futuro inmediato controlará este sector debido a su alta competitividad tecnológica. No obstante, es preciso contar con un personal cualificado capaz de ofrecer servicios en la nube, capaces de salvar los filtros de posibles ataques cibernéticos y eludir el riesgo de perder datos confidenciales.

Tráfico Encriptado

Igualmente, es otro grave problema para este sector. Es tráfico en cifras que provoca cierta invisibilidad y como consecuencia está abierta a todo tipo de ataques. Según estudios realizados este tipo de tráfico SSL supone el 15% que guiaba a apartados con información confidencial. A pesar de las medidas adoptadas por los bancos el tráfico cifrado se sigue considerando una grave amenaza.