La normativa no tiene repercusión en España, donde ya se contemplan 16 semanas de baja por maternidad tanto para contratadas como para trabajadoras por cuenta propia.

Bruselas pone de relieve que se mejora considerablemente la protección de las trabajadoras autónomas y la de sus cónyuges o parejas de hecho y recuerda que es la primera vez que se conceden prestaciones por maternidad a los trabajadores autónomos en toda la UE.

La nueva normativa pretende también promover la actividad empresarial en general y de las mujeres en particular porque en la actualidad sólo el 30 % de los empresarios europeos son mujeres.

La directiva contempla igualmente que los cónyuges y las parejas de hecho reconocidas por el derecho nacional tengan la misma cobertura social, como por ejemplo pensiones, que los trabajadores por cuenta propia, siempre que el Estado miembro ofrezca dicha protección a los autónomos.

“Europa da un paso importante para mejorar la protección social y ofrecer unos derechos económicos y sociales iguales a los hombres y mujeres que ejercen una actividad autónoma y a sus cónyuges”, se felicitó la comisaria de Justicia, Viviane Reding.
La nueva ley garantiza en la práctica la “plena igualdad” entre hombres y mujeres en la vida laboral, al promover la actividad empresarial femenina y ofrecer a las mujeres que ejercen una actividad autónoma una mejor protección.

Reding pidió también a los Estados miembros una aplicación rápida de la directiva, aunque disponen de dos años para transponerla a su ordenamiento jurídico interno o cuatro si alegan tener “dificultades particulares”.

El trabajo por cuenta propia representa alrededor del 16 % de la población activa de la UE y aproximadamente el 11 % de los autónomos europeos dependen de la ayuda de sus cónyuges o parejas que trabajan, de manera informal, en pequeños negocios familiares, como sucede en las explotaciones agrarias o en las consultas de los médicos locales.