México evalúa gama de opciones para responder a medidas anunciadas por el Presidente Trump

Recientemente, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, anunció la imposición de aranceles a todas las exportaciones mexicanas.

A raíz de la situación que suscitó el anuncio del presidente de Estados Unidos, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Héctor Vasconcelos, comunicó que una delegación de senadores mexicanos viajará a Washington para reunirse con congresistas de esa nación. Se reunirán con congresistas estadounidenses y otros sectores para abordar el tema arancelario.

En el Senado de la República se ha decidido intensificar las relaciones interparlamentarias que con miembros de la Cámara de Representantes y el Senado estadounidenses.

Vasconcelos manifestó que a invitación del presidente de la Mesa Directiva, Martí Batres, se retomarán de manera intensa los contactos con los congresistas estadounidenses. Tenemos ya varios meses de haber establecido comunicación, sólo que ahora, dadas las circunstancias, la vamos a incrementar en los próximos días”.

Aún no se define una agenda específica para el viaje a Washington, pero se tiene previsto el diálogo no sólo con integrantes del Poder Legislativo, sino también con representantes del Ejecutivo y con sectores de la opinión pública, medios de comunicación, empresarios y gobiernos estatales que consideran crucial este tema.

“Se podría hablar de una agenda compartida con distintos sectores norteamericanos. Ahí es donde tenemos que abundar y abonar al diálogo”, resaltó el legislador, quien también destacó que hay segmentos de la sociedad estadounidense, incluidos legisladores republicanos, interesados en que avance el acuerdo comercial tripartita.

Sin embargo, admitió que la situación generada por Donald Trump afecta de manera muy importante la posible ratificación del nuevo tratado comercial y a toda la relación bilateral. Las expresiones del presidente estadounidense son muy desafortunadas, pues enrarece el espíritu de cooperación constante y profundo entre ambos gobiernos.

Explicó que cuando se presenta un problema migratorio “así de serio”, con implicaciones nacionales para ambos países y para las naciones centroamericanas, lo peor que se puede hacer es enrarecer el ambiente y escalar el conflicto.

No obstante, dijo, tenemos que contribuir al restablecimiento del diálogo respetuoso, acorde con las condiciones internas de cada país y avanzar en esa dirección. No a los enfrentamientos.

Destacó que México no se encuentra con las manos amarradas y tiene una gama de posibilidades para responder a las medidas que quiere imponer el presidente Trump: aplicar aranceles a exportaciones norteamericanas o recurrir a la Organización Mundial del Comercio, entre otras.

En caso de no ratificarse el nuevo tratado, “siempre podremos remitirnos al actual tratado en vigor y que contradice, de manera absoluta, lo que planteó el presidente Trump el día de ayer”. México tiene muchas alternativas.

Finalmente, opinó que toda esta situación está inmersa por completo en el proceso electoral interno de Estados Unidos. Todo depende de si entramos en razón y le bajamos la temperatura a esta situación o si la Casa Blanca quiere, o le conviene, por razones políticas internas, querer seguir escalando el problema.

Fuente: Cámara de Senadores, México