La operación ha estado liderada por el socio del departamento de Derecho Financiero de Allen & Overy Madrid, Charles Poole-Warren, junto a los abogados Jimena Urretavizcaya y Mark Williams.

“La complejidad de la transacción se debe a que la financiación inicial de Iberdrola estaba sujeta a derecho inglés y por tanto, no podía ser utilizada como colateral en las operaciones de financiación del Banco Central Europeo aplicables únicamente al mercado interbancario de la Zona Euro”, dijo Poole-Warren.

El profesional agregó que, “por tanto, se ha modificado la ley aplicable a la financiación, y de este modo, las entidades financieras pueden descontar dicho crédito ante el Banco Central Europeo para conseguir liquidez, hecho de gran importancia dada la actual crisis financiera”.

Según informó el bufete en un comunicado de prensa, Iberdrola acordó con los bancos prestamistas del crédito inicial concedido en 2006 por importe de 7.995 millones de libra esterlinas (unos 11.360 millones de euros). De este modo postergó el vencimiento de tres cuartas partes de su actual importe vivo de 5.262 millones de euros hasta 2012.

El préstamo fue capital en el crecimiento de Iberdrola.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.