El Presidente Sebastián Piñera presentó un proyecto de ley destinada a combatir amenazas, coacciones y hostigamientos.

“Llegó el momento de modernizar, potenciar y mejorar los instrumentos para combatir esta forma de violencia”, afirmó el Mandatario.

La iniciativa busca poner al día la legislación para enfrentar de mejor forma estos delitos que afectan la libertad, integridad y vida privada de las personas. 

El proyecto de ley contra amenazas, coacción y hostigamiento busca contribuir en la seguridad de la población civil, reformulando el delito de amenazas y tipificando los nuevos delitos de coacción y hostigamiento.

Por medio de esta iniciativa, la propuesta pretende aumentar la seguridad de la población civil, incluyendo funcionarios públicos.

“Los delitos de amenaza, de coacción están creciendo en Chile en forma muy significativa en los últimos tiempos y, además, también son cada día más recurrentes las prácticas de hostigamiento, de acoso que terminan afectando la intimidad, la vida privada, la seguridad, la integridad psíquica de las personas. Y, sin embargo, en nuestra legislación estos males de hostigamiento y acoso no están tipificados como delitos”, explicó el Jefe de Estado.

Lo anterior, en un acto celebrado en el Palacio La Moneda, donde Piñera se vio acompañado por los ministros del Interior, Rodrigo Delgado, de la Secretaría General de Gobierno, Jaime Bellolio; y de la Subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell.

Para enfrentar mejor estos hechos, la iniciativa tipifica de manera autónoma al delito de coacción, con penas entre 541 días a cinco años. En tanto, se crean figuras calificadas para el delito de amenazas cuando consista en cometer alguno de los delitos más graves como homicidio o incendio, o cuando se realice de manera anónima o con falsa identidad, que considerarían penas entre 61 días y cinco años.

Sumado a ello, la propuesta legislativa incluiría el delito de hostigamiento, que se produce cuando una persona afecta la intimidad, vida privada o integridad de otra persona mediante acciones insistentes y no deseadas, tales como seguimientos, llamados telefónicos, intentos de tomar contacto o envío de comunicaciones por cualquier medio. El delito tendría penas de privación de libertad desde 61 días a cinco años.

“Todos estos delitos, todos estos males, la delincuencia, el terrorismo, el narcotráfico, el crimen organizado, la violencia, junto con las amenazas, el hostigamiento y la coacción sólo pueden ser condenados por todos con claridad, con fuerza, sin ambigüedad y sin ninguna duda”, aseguró el Presidente Piñera.

El delito de amenazas es el que más denuncias registra en nuestro país. El año pasado, se presentaron 101.112 denuncias que se tradujeron en 20.429 detenciones.

“Sólo unidos, comprometidos y con verdadera voluntad vamos a lograr que en nuestro país la delincuencia y la violencia retrocedan y la paz y la seguridad avancen. Porque esa es la única forma de respetar la libertad, la dignidad y el derecho de todos a vivir sus vidas en plenitud”, concluyó el Jefe del Ejecutivo chileno.

Fuente: Prensa Presidencia de Chile


Si te ha gustado esta noticia, suscríbete a nuestra newsletter para estar al día de la actualidad jurídica más relevante.

SUSCRÍBETE A DIARIO JURÍDICO

Recibe nuestro boletín semanal con la actualidad jurídica más destacada.

Sus datos serán incorporados a un fichero automatizado con el objeto exclusivo de dar respuesta a su suscripción Dicho fichero es de titularidad exclusiva de LEXDIR GLOBAL S.L. y no será cedido a un tercero en ningún caso.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.