La Comisión de Salud del Senado de la República de Chile respaldó articulado de la norma previsto para situaciones de acoso sexual en atenciones de salud.

La propuesta de autoría de los senadores Carolina Goic, Jacqueline Van Rysselberghe, Francisco Chahuán, Guido Girardi y Rabindranath Quinteros, pretende velar por el respeto de la dignidad y libertad de las personas, procurando evitar y sancionar conductas de acoso sexual en contextos de atención médica.

Actualmente quedó un paso de verse en Sala el proyecto sobre acoso sexual en las atenciones de salud, esto luego que los integrantes de la Comisión de Salud votaran -ad referéndum- el articulado de la norma en primer trámite.

En la última sesión, los legisladores acordaron aprobar el articulado del proyecto luego de ser revisadas algunas indicaciones presentadas.

Uno de los cambios apuntó a la facultad que tendrá la Superintendencia de Salud de emitir un registro de abusadores, de manera que cuando una institución de salud pública busque candidatos para llenar una vacante, pueda revisar este listado antes de realizar la contratación.

El proyecto de ley pretende velar por el respeto de la dignidad y libertad de las personas, procurando evitar y sancionar conductas de acoso sexual en contextos de atención médica.

Se considerarán como tales aquellos actos en que un profesional de la salud, por cualquier medio, realiza requerimientos de carácter sexual a un paciente, sin justificación médica.

Por otro lado, el Ministerio de Salud (MINSAL) acordó elaborar una indicación que regule todo lo relacionado con los reglamentos que deberán emitir tanto la citada cartera como los prestadores privados.

Los prestadores institucionales de salud deberán elaborar un reglamento interno sobre prevención y sanción del acoso sexual en las atenciones de salud, que contemple procedimientos de denuncia y sanciones administrativas internas para quienes cometan actos de acoso sexual, sin perjuicio de otras responsabilidades legales que se deriven de dichos actos.

Un reglamento establecerá los contenidos mínimos que deben contemplar las normativas internas que elaborarán los prestadores institucionales de salud.

Los prestadores institucionales deberán elaborar la normativa interna establecida en esta ley en el plazo de 90 días desde la publicación del reglamento.

En la última sesión, la Comisión aprobó una serie de precisiones respecto a los siguientes temas:

En cuanto a los deberes de los prestadores de velar por el respeto de la dignidad de los pacientes, se precisó bien el concepto de acoso sexual para dejarlo estrictamente ligado a “aquellos actos, comportamientos o requerimientos de connotación sexual fuera del respecto tratamiento médico”.

Dichos actos pueden provenir de personal médico, paramédico y administrativo.

Dado que el proyecto contempla el cumplimiento de estas disposiciones tanto para la salud pública como privada (atención primaria, hospitales, postas, hospitales, clínicas, laboratorios clínicos y consultas particulares), se determinó la necesidad de generar reglamentos para cada ámbito, todo supeditado a control del Minsal.

Las sanciones serán proporcionales a la falta, dando lugar a censuras por escrito, privación de parte de las remuneraciones, suspensión del trabajo y destitución del cargo.

El personal sancionado puede ver afectada su carrera entre 6 meses a 5 años, dependiendo de la gravedad del abuso.

Finalmente, se prevé que las denuncias en contra de prestadores individuales las estudiarán las secretarias regionales ministeriales (Seremis) y serán remitidas a la Superintendencia de Salud.

Fuente: Prensa Senado de la República de Chile

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.