Daniel HereuEn la actualidad existe una gran controversia a la hora de determinar cuando estamos ante un día de baja de carácter impeditivo o no impeditivo, hecho que adquiere especial relevancia en el ámbito económico dada la sustancial diferencia existente entre ambos (la valoración de los días impeditivos es de 58,41.-€ por los 31,43.-€ del día no impeditivo).

Ésta problemática ha dado lugar a una amplia y variada jurisprudencia que ha procurado ir aclarando las dudas surgidas a raíz de los escasos criterios que el Baremo nos facilita para poder diferenciar entre los días impeditivos y no impeditivos.

Cuando hablamos del Baremo, es preciso aclarar que en nuestro Ordenamiento Jurídico estatal debemos tener en cuenta el principio de restitución de los daños físicos producidos en las personas, que se encuentra en el Artículo 1 de Artículo 1 de la Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor (en adelante LRCSCVM), que establece las indemnizaciones que deberán cobrarse por los daños producidos a las personas que han sufrido un accidente de circulación.

Será en el momento de calcular dicha indemnización cuando acudiremos al anexo de la LRCSCVM, también denominado Baremo, cuya finalidad es la de aportar unos criterios objetivos y vinculantes a la hora de indemnizar los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

Es importante tener en cuenta que el Baremo como tal se va actualizando anualmente con el fin de adecuar las cantidades indemnizatorias según el índice general de precios de consumo correspondiente al año natural inmediatamente anterior (IPC), si bien se prevé que éste mismo año se lleve a cabo una reforma íntegra del mismo con el fin de establecer unas bases de cálculo más racionales y a clarificar los conceptos indemnizables para contribuir a dar una mayor protección a las víctimas y a garantizar una mayor seguridad jurídica.

Reforma que fue encomendada a un Comité de Expertos integrado por un fiscal, un magistrado, un abogado y profesionales del sector de las Asociaciones de Víctimas, UNESPA y el Consorcio de Compensación de Seguros, cuyo propuesta fue presentada el pasado día 22/05/14 a la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que dispone de un periodo de 20 días para presentar alegaciones previo paso a que el texto completo se entregue al Gobierno para su estudio.

El Baremo se compone de VI tablas donde aparecen los distintos daños y perjuicios indemnizables, siendo la V la que recoge las indemnizaciones por incapacidad temporal, donde se establece el importe diario que se deberá multiplicar por el número de días concretos que la lesión tarde en curarse o estabilizarse, y donde deberemos diferenciar entre los días de baja hospitalaria, los días impeditivos y los días no impeditivos, siendo los dos últimos aquellos cuya diferencia pretendo esclarecer, pues el único criterio de diferenciación que aporta el Baremo en este punto es el siguiente:

“Se entiende por día de baja impeditivo aquél en que la víctima está incapacitada para desarrollar su ocupación o actividad habitual.”

Pues bien, con el ánimo de intentar aclarar un poco más los criterios diferenciadores entre los días impeditivos y los no impeditivos, en primer lugar es preciso tener en cuenta que el día de baja impeditivo no debe equipararse con el día de baja laboral, aunque normalmente la baja laboral sea un indicio importante a la hora de considerar el día de baja como impeditivo, porque la actividad laboral forma parte de la actividad habitual de una persona y su impedimento es lo que determina el día de baja como impeditivo.

En este punto la jurisprudencia es dispar, pero en su gran mayoría apoya lo indicado anteriormente como puede observarse en diversas sentencias como las de: SAP A Coruña, Sec. 3ª, de 6 de julio de 2012, SAP Murcia, Sec. 5ª, núm. 6/2009, de 13 de enero, SAP Barcelona, Sec. 13, núm. 448/2011, de 26 de septiembre, SAP Madrid, Sec. 5ª, núm. 430/2005, de 30 de Noviembre o la SAP Asturias, Sec. 1ª, núm. 42/2004, de 28 de enero.

En segundo lugar, otro criterio que debe valorarse es si los padecimientos afectan a las actividades habituales o comunes del damnificado (el desarrollo de la vida diaria en términos equivalentes a como lo hacía inmediatamente antes del hecho lesivo”, SAP Madrid Sec.10ª de 27 de mayo del 2000), por lo que si éstos impiden o dificultan de forma extraordinaria su realización, estaríamos ante un día impeditivo, mientas que cuando se trate de simples molestias al realizar dichas actividades habituales deberá valorarse como día no impeditivo.

Aparte de los criterios facilitados anteriormente, la jurisprudencia también nos aporta casos más específicos que pueden ayudarnos a determinar cuando se trata de un día impeditivo, como por ejemplo: Si es preciso llevar collarín como tratamiento inmovilizador (SAP Barcelona, Sec. 1ª, 10 de mayo de 2006), cuando hay un “plus” de padecimiento o se precisa de ayuda de terceras personas para desarrollar las actividades habituales (SAP A Coruña, Sec. 3ª, de 15 de enero de 2008), o bien aquellos que forman parte del periodo en que se esté efectuando rehabilitación (SAP Valencia, Sec. 6ª, 12 de febrero de 2001), hecho que denota la amplia disparidad de criterios que actualmente se pueden tener en cuenta.

Así pues, todo lo anteriormente expuesto puede servirnos como referencia a la hora de determinar cuando estamos ante un día impeditivo o ante un día no impeditivo, pero el hecho de que la jurisprudencia no sea unitaria hace aún más necesaria la reforma del Baremo que está planeada para éste mismo año, y de la que se espera que aporte una mayor seguridad jurídica y unos criterios más uniformes y justos a la hora de indemnizar los daños y perjuicios sufridos por las personas en accidentes de circulación.

Daniel Hereu es abogado del despacho Sanahuja & Miranda de Barcelona, especialista en el área de tráfico y recobro.

1 Comentario

  1. El tema de las bajas en lo que hace referencia a lo laboral es complicado, es un tema de gran controversia y afecta a multitud de personas. El trabajador debería cuidarse mucho de qué y cómo lo hace, ya que la empresa puede utilizar toda su artillera para utilizarla en su contra y de esa manera poder hacer regulaciones d empleo y sueldo con total impunidad.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.