Un estudio del Sernac revela diferencias de hasta $55.000 entre medicamentos bioequivalentes y de marca.

Ejemplo de ellos se da en el caso del principio activo Atorvastatina, cuyo producto de marca puede llegar a costar $57.590, mientras el bioequivalente genérico se encontró en un mínimo de $2.890. Por el mismo precio un consumidor podría comprar 19 cajas del bioequivalente genérico.

Con la finalidad de orientar a los consumidores, el SERNAC realizó un estudio para conocer las diferencias de precios entre los medicamentos.

Para ello comparó los precios de medicamentos originales, los bioequivalentes (que cuentan con estudios que prueban eficacia y seguridad similares a los originales) y los genéricos (que cuentan con el mismo principio activo que el medicamento original).

El examen incluyó los precios de venta directa a los consumidores de productos comercializados por las farmacias Salcobrand, Ahumada y Cruz Verde del sector oriente del área Metropolitana.

Lucas Del Villar, Director Nacional del SERNAC, explicó que las diferencias detectadas a partir de este nuevo estudio son muy relevantes, considerando que se trata de medicamentos altamente demandados por la ciudadanía, pues son utilizados para tratar enfermedades crónicas, como son la hipertensión arterial, la diabetes o el colesterol.

El Presidente de la República y el Ministro de Economía, José Ramón Valente, anunciaron una Agenda “Pro Consumidor”, impulsada por la Oficina de Productividad y Emprendimiento Nacional (OPEN) en conjunto con el SERNAC, que incluye una serie de medidas tendientes a proteger y mejorar la calidad de vida de las personas.

La agenda pro Consumidor que anunció el Gobierno, considera medidas para fomentar la competencia en la industria farmacéutica y facilitar la accesibilidad de los medicamentos para la población.

La propuesta incluye una “farmacia digital”, por la cual los médicos podrán subir recetas electrónicas a una central de recetas, poniéndolas así a disposición de los proveedores a los que el paciente haya autorizado.

Esta medida, al disminuir las barreras de entrada, permitirá la trazabilidad de las recetas, evitando la falsificación de éstas, y asimismo promover la sana competencia.

Además, en la agenda está presente la necesidad de dictar un reglamento que exija a las empresas que informen en web los precios y características de los productos que ofrecen para que los usuarios puedan cotizar cómodamente, incluidos los medicamentos.

Para el tratamiento de determinadas enfermedades, existen tres tipos de medicamentos, que incluyen el medicamento original o referente, el bioequivalente de marca y el bioequivalente genérico.

La bioequivalencia demuestra que dos medicamentos que contengan el mismo fármaco o principio activo, en la misma dosis, son similares en términos de calidad, eficacia y seguridad para el paciente receptor.

En lo referente a precios se observó que un consumidor puede comprar por el precio de un medicamento original, entre 20 y 30 cajas del medicamento genérico bioequivalente. Las farmacias tienen la obligación de informar los precios y las alternativas disponibles.

Se concluye que vale la pena cotizar, pues, al comprar el producto bioequivalente, se pueden lograr importantes ahorros, obteniendo similares resultados en eficacia y seguridad.

Fuente: Gobierno de Chile