Quien mediante el uso de engaños o aprovechamiento de errores omita, ya sea total o parcialmente, el pago de alguna contribución o, de igual forma, obtenga beneficio indebido en detrimento del fisco estará cometiendo fraude fiscal.

gestoría fiscal - diario juridico

Todos conocemos algún caso famoso en el que algún alto cargo de una gran empresa haya sido investigado y, en algunos casos, procesado. Y es que son más de 40 millones de euros los que las grandes empresas españolas defraudan de forma anual desde el año 2010, suponiendo más de un 70% del total del fraude en España.

En algunos casos, el fraude fiscal de las grandes empresas viene dado por algún fallo en su contabilidad o por un error humano en la actividad fiscal. Sin embargo, esta no es la tendencia mayoritaria.

En el caso de las Pymes y autónomos el fraude también existe. Pero por el contrario, en este caso, la mayoría de los errores que se cometen podrían haber sido evitados de haber contado con una buena asesoría fiscal.

Posiblemente, haya muchas personas que no conozcan cuál es la pena legal para alguien que ha defraudado al fisco, así que, primero, vamos a hacer un repaso a algunos conceptos sobre fraude:

  • El fraude fiscal se considera delito a partir de que la cuantía supere los 120.000 €
  • Si se defrauda una cantidad entre 50.000 y 119.999€ se consideraría delito menor.
  • Casos de fraude de una cuantía menor a estas cifras se castigará con sanciones administrativas .

Además, existe una serie de agravantes a las penas que se aplican al delito fiscal como pueden ser:

  • Exceder la cantidad de 600.000 € defraudados.
  • Que se haya intentado ocultar la persona que ha realizado el fraude mediante, por ejemplo, el uso de “paraísos fiscales”.

A continuación comentamos distintos escenarios en los que podríamos encontrarnos en caso de haber sido penalizados por haber cometido fraude fiscal o de subvenciones:

  • Tipo básico del fraude fiscal: castigado con prisión de 1 a 5 años y con multa. Además de con la prohibición de volver a acceder a subvenciones, ayudas públicas, o beneficios fiscales o de la Seguridad Social en un periodo que comprende de 3 a 6 años.
  • Tipos agravados de fraude fiscal: castigado con la privación de la libertad (prisión) en un lapso de 2 a 6 años y con multa.  Además de la imposibilidad de volver a obtener subvenciones, ayudas o beneficios fiscales o de Seguridad Social en un tiempo de 4 a 8 años.
  • Fraude de subvenciones: castigado con prisión de 1 a 5 años y con multa.

Existe una forma de evitar estas sanciones: la regulación de la situación con Hacienda. Es decir, pagar en un periodo reducido de tiempo todo impuesto evadido en el periodo que contempla la sanción.

Regularizar la situación con Hacienda es algo que, en realidad, para las grandes empresas no significa demasiado ya que las cuantías que manejan tanto en presupuesto, ingresos, beneficios… son extraordinariamente elevadas.

Sin embargo, en un país como España donde más del 95% de las empresas son Pymes, debemos pensar como tal.

En contraposición de las grandes empresas, las Pymes no manejan esos volúmenes de facturación y, para ellos, responder ante una sanción administrativa de estas características supone algo realmente más grave que para una gran empresa. Por ello, hacer las cosas bien en general y, en particular, en materia fiscal, es algo que debe ser una prioridad absoluta para este tipo de empresas.

Una asesoría fiscal puede ayudar a prevenir todas estas situaciones tan negativas que hemos mencionado previamente, además de conseguir un ahorro real para las empresas que las contraten. Algunas de las funciones de una asesoría fiscal son:

  • Conseguir para la empresa el mayor ahorro en asuntos fiscales, de forma legal.
  • Dirigir la actuación que tendrá la empresa en caso de Concurso de Acreedores.
  • Preparar las cuentas de la empresa ante una posible Inspección de Hacienda.
  • Solucionar las dudas que la organización pueda tener sobre el IVA.
  • Ayudar a hacer la declaración de la renta, IRPF.
  • Atender cuestiones de Patrimonio.
  • Protocolo Familiar, en caso de ser una empresa familiar.
  • Facilitar la constitución y disolución de empresas.
  • Asesorar en materia del Impuesto sobre Sociedades.
  • Asegurar las declaraciones periódicas y anuales.

Por otro lado, las asesorías fiscales pueden resultar de gran utilidad, no solo a nivel empresarial, sino también a nivel personal.

Una de las mayores preocupaciones de una persona que no es propietaria de ninguna empresa a nivel fiscal es hacer la declaración de la renta. Existen muchos factores que hay que tener en cuenta a la hora de hacerla y un buen asesor fiscal puede facilitar mucho el proceso. Además, encontramos una gran diversidad de deducciones a las que podemos optar a la hora de hacer la declaración que, en algunos casos, podríamos obviarlas de no contar con el apoyo de una buena asesoría fiscal.

Algunos ejemplos son de deducción:

  • Por inversión en vivienda habitual: Haber adquirido, remodelado o adaptado nuestra vivienda antes del 1 de Enero de  2013 nos otorga el derecho a esta.
  • Por alquiler de la vivienda habitual: Haber oficializado un contrato de arrendamiento antes del 1 de Enero de 2015.
  • Deducciones autonómicas: según nuestra comunidad autónoma. Una asesoría en Madrid actuará distinto que una asesoría en Barcelona.
  • Por familia numerosa.
  • Por familia monoparental con dos hijos y sin derecho a anualidades por alimentos.

Por todo esto, es importante entender que contar con una buena asesoría fiscal nos da la oportunidad de conseguir ventajas, ahorros y de evitar multas, sanciones e inclusos procesos judiciales.

Contar con una asesoría fiscal que se adapte a tus necesidades, ya sea como empresa o como individuo, es crucial. Sin embargo, existen muchos factores que hay que tener en cuenta a la hora de comparar asesorías fiscales tales como precio, antigüedad, servicios ofrecidos… Con el fin de ahorrar en tiempo, el activo más valioso de toda persona y empresa, existen diversos comparadores online de asesorías donde podrás adquirir una visión más general de lo que necesitas saber para decidir cuál elegir.

En conclusión, toda empresa, organización o persona en general debería plantearse la importancia que una asesoría podría tener para su desarrollo.

Contar con aliado de confianza que pueda llevar todas tus cuentas e impuestos es muy importante. Pero incluso más importante es saber con certeza cuales son las necesidades que debes buscar cubrir y cuál es la asesoría que mejor se adapta a ellas.