Parece evidente que estas elecciones al decanato del colegio de Madrid van a ser bastante competidas. A las candidaturas ya conocidas de Javier Cremades y Sonia Gumpert, y estando aún  sin confirmar plenamente la presencia del actual decano, Antonio Hernánde Gil en estos comicios, hay  añadir la de Juan José Brenes, un abogado experto en temas de energía, al que respaldan diferentes despachos medios de la capital de España en esta candidatura : “Una institución como la del ICAM debe volver a sus orígenes y centrarse en defender a nuestra profesión y a sus colegiados”, comenta mientras conversamos con él,  en su bufete ubicado en el Barrio de Salamanca.

Reconoce que su candidatura está formada por abogados, cómo el, que trabajan muchas horas, y que pese a no ser mediáticos, reflejan claramente lo que es esta profesión de jurista en nuestro país. “Son emprendedores y empresarios, con muchos años de ejercicio,  en una profesión que es más dura de lo que la gente piensa, a los que desgraciadamente en la actualidad el ICAM poco ayuda”. En su opinión, la clave de estas elecciones estará en la candidatura que logre captar los votos de los grandes despachos “ese será el voto que decida, como pasó en las anteriores, las próximas elecciones”

Conocedor de las nuevas tecnologías y del experimento llevado en las elecciones al decanato de Málaga, donde se ha usado por vez primera el voto electrónico, Brenes es partidario de poderlo implantar en esta lucha electoral para lograr mayor representatividad al final del citado proceso: “Hay que darse cuenta que el abogado tiene escaso tiempo libre, con lo cual prever que ese día podrá acercarse a votar es bastante aventurado. Habría que aprovechar el arraigo de la firma digital para poder votar de forma online”. Desde su punto de vista ese 10 por cien que voto hace cinco años nunca es demasiado representativo del total de letrados madrileños que configuran la institución colegial más grande de España con cerca de 64.000 afiliados.

Caso de lograr ese ansiado sillón de decano, es consciente que lo primero que habrá que hacer es un estudio a fondo de toda la estructura del ICAM y ver si la estructura actual de esta corporación es la más adecuada, “siempre desde una línea continuista, sin revoluciones que no conducen a nada, en ese papel cree que la figura del actual gerente sería de gran ayuda para hacer ese tránsito”, subraya. En principio es partidario de mantener las cuotas colegiales viendo la situación actual de recesión del país y los apuros que muchos letrados tienen como empresarios por cuenta propia

¿Quién es Juan José Brenes?

Más de treinta  años ejerciendo la profesión; otros tantos de  colegiado y unos 3.000 juicios a los que ha asistido configuran el perfil de Juan José Brenes, socio director de Brenes y Abogados,  ahora embarcado en estas elecciones a decano en el ICAM. Cuando le pedimos un perfil profesional nos cuenta que “ trabajaba en una gestoría mientras acababa la carrera de Derecho. Además, he tenido  la fortuna de conocer ambos lados de la profesión; primero asesor jurídico y más tarde poner en marcha mi bufete” confiesa.

Hablando de su etapa profesional como asesor jurídico revela que en la década de los ochenta se convirtió en el responsable legal del grupo Marcos Eguizábal, aquel bodeguero que más tarde dio el salto al fútbol como presidente y dueño del Logroñés. “Fueron veinte años muy intensos, donde desempeñé diversos cargos de confianza, en una empresa familiar que luego se convirtió en un holding internacional gracias a sus bodegas especialmente”, recuerda Brenes, con cierta nostalgia dejando claro que aún mantiene contacto con los hijos del mencionado empresario.

Es a final de esa época cuando en su cabeza bulle la idea de montar su despacho propio de asesoramiento legal. “No me arrepiento de esa decisión, siempre quise ser abogado y organizar mi actividad profesional. Empezamos siendo procesalistas dando servicios a nuestros clientes, casi todos ellos entidades financieras o aseguradoras.”, comenta. A lo largo de estos veinte últimos años se ha dedicado a crear marca y asesorar clientes desde Brenes y Abogados, una referencia en el sector energético en nuestro país, tanto para empresas españolas como para inversores extranjeros en este sector, ahora, en vías de reestructuración.

Las necesidades de los clientes hizo que el despacho se fuera abriendo al campo mercantil, primero y con posterioridad, tras la incorporación de la abogada Mafalda Soto, con una formación y trayectoria realizada en Austria y persona de confianza de diferentes fondos alemanes e israelitas,  en el campo energético, como nueva vía de negocio. “Nuesto plantel actual lo forman diecinueve abogados, cinco de ellos socios, mientras que el resto de profesionales se reparten entre seniors y juniors”.  Reconoce que cono director de la firma, se reserva para los pleitos importantes “hay que dirigir la firma, mantener relaciones con los clientes y captar nuevas oportunidades y eso genera tiempo”

Recuperar los orígenes del ICAM

Brenes, sevillano de nacimiento pero madrileño de adopción desde que a los catorce años viniera su familia a la capital de España,es  Licenciado en Derecho (Madrid, 1982) y  MBA en el IES. Master IE en el Sector Energético. “Con mi candidatura pretendo reivindicar el uso originario del ICAM como entidad que defienda a la profesión y a sus colegiados”, aclara. “No soy el único caso, creo que el 80% de los abogados de Madrid se siente ignorado por su institución colegial.” Al preguntarle el porqué se presenta a estas elecciones, es contundente en su contestación. “ Creo, honestamente que alguien tenía que hacerlo y por eso me presento para revertir una situación que no nos gusta a muchos abogados nada”

Bajo su punto de vista, es necesario una renovación profunda en la actividad del ICAM: “Se nos ha olvidado que tanto notarios, registradores, abogados del Estado  y jueces también son abogados. Se puede decir que se han organizado de forma paralela porque el Colegio no ha sabido integrarlos en sus estructuras. Y es una pena porque son colectivos que tienen que decir mucho en nuestra sociedad.”  Juan José Brenes considera que una institución como el colegio de Madrid debe ser un referente a la hora de orientar a las autoridades qué hacer en materia de legislativa y de modernización de la justicia.

Muy crítico con la labor desempeñada por Antonio Hernández Gil, actual decano del ICAM, Brenes considera rivales de entidad tanto a Javier Cremades, socio director de Cremades & Calvo Sotelo, como Sonia Gumpert, socia de Monereo  Meyer Marinelo e impulsora del blog defensa abogaciamadrid.com “Estoy dispuesto a debatir con ellos sobre las cuestiones que preocupan a nuestros colegiados, cuándo y donde quieran”, afirma. “Debemos tener claro hacia dónde queremos llegar y resucitar el viejo origen de su creación; la defensa del abogado por encima de todo”, vuelve a insistir.

Cuestiones como el funcionamiento de la Corte de Arbitraje del Colegio, o ahora la puesta en marcha de Mediaicam, entidad centrada en la mediación, parece estar poco bien estructuradas dentro del ICAM, a juicio de nuestro entrevistado. Tambien  el tema de la Mutua del colegio le preocupa porque desde su punto de vista, falta transparencia en este tema: “No entiendo como tras cuarenta años de experiencia tenga que hacer un programa formativo y un examen para ser mediador, cuando en muchos pleitos he hecho esta función, parece como si dudasen de mi profesionalidad”, indica

Desde su punto de vista hay que hacer del ICAM una institución más cercan desde todas sus vertientes . “Es fundamental la figura del Diputado que constituye la Junta de Gobierno de la entidad,  acercarla al colegiado;  saber a qué se dedica y cómo te puedes comunicar con él. Esa es la única manera de que pueda responder a las demandas de los propios colegiados. Son representantes de los abogados y, en definitiva, están a disposición de ellos”. También lamenta la situación actual del Turno de Oficio y señala que no se han hecho las cosas bien desde la institución colegial para estar en esta situación tan compleja en estos momentos.

Ya sólo queda por saber, porque no nos lo confirma, si a lo largo de los próximas semanas, tras la presentación de su candidatura de forma oficial al Colegio de Abogados de Madrid,  tiene intención de mantener su ideario en solitario, o, si por el contrario, será factible que se integre en alguna de las otras de las candidaturas ya confirmadas. Y para finalizar esta charla nos lanza un nombre de otros prestigioso abogado,  que parece también está dispuesto a lanzarse al ruedo electoral madrileño. Procuraremos hablar con él en estos días y saber si en esta ocasión el rumor es el anticipo de la noticia.