Legaltech se abre camino planteándose como la manera que tienen los despachos de abogados de innovar, sin embargo, esta tecnología más que impulsar la innovación, simplemente, la apoya cuando el negocio ya ha comenzado su transformación digital y alcanzado una cierta madurez en ese proceso.

No es el único inconveniente de Legaltech. Sus riesgos e inconsistencias hacen que sea necesario plantearse si realmente es buena idea considerar una inversión de este tipo. Si bien en muchas otras industrias, entre las que se encuentran la de los seguros o los servicios financieros, es posible ver un retorno en un alto porcentaje de casos, en nuestro sector no siempre encontraremos la confirmación del ROI.

¿De verdad es blockchain tan relevante para la tecnología legal? ¿Es verdaderamente necesario implementar Legaltech para asegurar la supervivencia del negocio?

legaltech - diariojuridicoImagen: Rick_Jo

Legaltech y el mito de la innovación*

Permanecer actualizado es una cuestión de adaptabilidad y sí, en ese sentido, Legaltech aporta una flexibilidad que beneficiaría a cualquier firma de abogados. Además, el enfoque de escalabilidad que va unido a cualquier iniciativa de innovación en la actualidad, asegura la flexibilidad y la eficiencia en costes, pero existen algunos inconvenientes que hay que tener en cuenta a la hora de considerar la implementación de soluciones de blockchain en el ámbito legal. Se trata de los siguientes:

1º No basta con la tecnología, también es preciso equipar a los abogados con las habilidades necesarias para poder fomentar la innovación.

2º La innovación requiere un entorno específico que permita probar nuevas ideas.

La innovación no es la respuesta a todos los problemas a los que puede tener que hacer frente una firma de abogados.

Aprovechar el potencial de la tecnología existente sí es una opción viable para cualquier firma legal, pero probar nuevas ideas y asumir el riesgo de hacerlo no debería plantearse como alternativa para todos los despachos.

Para ir sobre seguro, hay que conocer el cloud computing o contar con el apoyo experto que ayude a tomar la mejor decisión. Una de ellas sería, por ejemplo, optar por las soluciones Legaltech que incluyan funcionalidades de aprendizaje automático.

Existen técnicas bastante sencillas que pueden aumentar increíblemente la eficiencia del procesamiento de datos, proporcionando información estructurada que sería de gran utilidad para un abogado.

Esto daría como resultado:

a)       Un impulso al rendimiento, ya que los profesionales podrían obtener la información que buscan más rápidamente.

b)      Una mejora de la calidad, puesto que se podría encontrar información útil sobre esos datos.

c)       La minimización de errores, al reducirse el contacto humano con la información y contar con el respaldo de un sistema que aprende continuamente.

d)      El ahorro de tiempo y costes, fruto de la mayor eficiencia de los procesos.

Machine learning no es una nueva tecnología arriesgada, aunque tampoco es algo innovador, en el sentido de que su implementación no requiere que las firmas de abogados reevalúen sus estructuras jerárquicas, ni reconsideren sus modelos de negocios ni tomen un gran riesgo.

Sin embargo, sigue siendo una valiosa opción dentro de Legaltech, que podría explotarse en mayor medida de lo que se hace en la actualidad, como consecuencia de la reticencia de muchos despachos.

¿Son Legaltech y Blockchain inseparables?

Blockchain es una tecnología prometedora, y no sólo en el ámbito financiero, ya que su alcance va mucho más allá de los bitcoins. Sin embargo, la unión de Legaltech y blockchain no es imprescindible.

Aunque esta tecnología, y todo lo relacionado con ella es tendencia y está de plena actualidad, no es necesario entender sus posibilidades, atributos e implicaciones, a no ser, claro, que se necesite trabajar un caso relacionado con este tema.

Avanzar hacia modelos de datos que reemplacen los tradicionales, con su estructura de sistemas centralizados es una posibilidad, pero es bastante improbable que las firmas pioneras en implementar este cambio sean las de abogados. Sin embargo, existe una excepción: los Smart contracts.

Los contratos inteligentes en combinación con tecnologías distribuidas como Ethereum pueden causar un profundo impacto en la profesión.

Ethereum es una plataforma descentralizada que ejecuta contratos inteligentes. Usando blockchain, puede representar la propiedad y velar por el cumplimiento de un contrato, mientras asegura que el documento, el contrato inteligente, queda libre de fraude o interferencia de terceros.

Las transacciones realizadas a través de esta tecnología se registran cronológica y públicamente. Es casi imposible alterar los registros históricos en un Blockchain y, lo que es más importante, el acceso a un Blockchain también puede restringirse.

Los contratos inteligentes son protocolos informáticos o algoritmos que pueden verificar el proceso de negociación o el rendimiento de los contratos, en la medida en que las relaciones legales se pueden reducir al código, por lo que las cláusulas se aplican automáticamente una vez que se satisfacen las condiciones preprogramadas. Son instrucciones codificadas, que se ejecutan cuando ocurre un evento.

Los Smart contracts constituyen una fuerza disruptiva imparable con el poder de transformar la profesión. El aseguramiento de la inalterabilidad de los datos en los contratos inteligentes, podría ayudar a los clientes a crear un registro inmutable, con sello de tiempo y legalmente defendible de cuándo se usa por primera vez una marca comercial o un derecho de autor. Por lo tanto, si un cliente persigue el registro de dicha marca, la evidencia estaría allí para actuar a su favor. El Blockchain es el mecanismo perfecto para lograr estos objetivos.

Sin embargo, ni es lo mismo que Legaltech, ni debería entenderse como un riesgo para la supervivencia de las firmas de abogados. Lo primero porque, si bien ambas tecnologías son novedosas, sólo blockchain puede considerarse como innovadora y potenciadora de la innovación. Y, respecto al futuro de los despachos jurídicos, tampoco hay que preocuparse, puesto que todavía serán necesarios varios borradores antes de perfeccionar un contrato, aún será preciso recurrir a la subjetividad de ciertas expresiones, introducir terminología legal y, por supuesto, también ofrecer un servicio de calidad a todos los clientes que no se sientan cómodos poniendo sus asuntos más importantes en manos de la tecnología.

Avanzar de la mano de la tecnología jurídica es la opción más recomendable, siempre que se haga una buena elección, no obstante, hay que resistir el deseo de invertir como lo haría un emprendedor, para hacerlo como un empresario.

Continuar con el proceso de maduración digital de la firma implementando tecnología probada en su flujo de trabajo se plantea como la opción más responsable para asegurar la sostenibilidad del despacho, la eficiencia de sus abogados y la satisfacción de sus clientes.

¿Eres capaz de seguir tomando decisiones con la diligencia de un ordenado empresario incluso en tiempos de bitcoin? ¿Ya sabes en qué medida puede beneficiar Legaltech a tu firma y cuáles son sus inconvenientes? ¿Marcará blockchain el curso de tus acciones legales futuras?


legaltech - diariojuridicoAutora: Marta Benedet

Experta en cloud y Big Data.
ADN Cloud, el blog de Mediacloud