1 – La directiva prevé la repatriación al país de origen del inmigrante, a un país de tránsito con el que la UE tenga acuerdo de repatriación o a otro país al que el inmigrante decida ir, siempre que sea admitido.

2 – Tras la expulsión, se establece un periodo para el retorno voluntario del inmigrante, de entre 7 y 30 días.

3 – En casos de “riesgo o fuga” o rechazo de la repatriación, el inmigrante podrá ser detenido en un centro de internamiento, hasta 18 meses. Podrá acceder a asistencia jurídica gratuita.

4 – Los niños también podrán ser derivados a centros de internamiento, lo que ha provocado el repudio de organizaciones de Derechos Humanos.

5 – La expulsión prohíbe al inmigrante a volver al país, al menos por 5 años.

2 Comentarios

Comments are closed.