Por Mercedes Aguado. Socia Directora de Advocatia Abogados

 El dinamismo de los mercados y los avances tecnológicos han propiciado un nuevo panorama mundial donde la globalización se abre camino a pasos agigantados.

Las diferentes naciones son cada vez más interdependientes y la comunicación que se establece entre ellas es tan fluida que consigue eliminar las trabas de las fronteras para imponer una cultura global.

Estos cambios influyen directamente en la economía y, más en concreto, en el flujo de capital, la mercadería y los servicios. En este último ámbito, los Despachos de Abogados se ven forzados a abrirse hueco en un nuevo mercado internacional que afecta de lleno a los ordenamientos jurídicos propios de cada país, obligándolos a simplificar las normativas nacionales e internacionales para mejorar las condiciones de competitividad y seguridad jurídica.

Un buen ejemplo de ello lo encontramos enla Unión Europea, donde las fronteras políticas se han desvanecido para dejar paso a un libre mercado en el que las economías nacionales han dejado de ser cerradas. Ahora, los problemas jurídicos y la necesidad de asesoramiento legal ya no se limitan a una única nación, sino que  se expanden por todo el territorio europeo, por lo que los Despachos necesitan abogados especializados en Derecho Comunitario y Derecho Internacional que, además de hablar varios idiomas, tengan conocimiento de más de un ordenamiento jurídico para poder interactuar entre los diferentes Estados miembros.

En esencia, la internacionalización de un Despacho refleja la globalización porque la eliminación de las fronteras implica más necesidad de asesoramiento y ayuda jurídica transfronteriza.

La internacionalización como estrategia de imagen

La internacionalización no significa únicamente abrir las oportunidades de negocio al mercado exterior, sino que esta estrategia refuerza, a su vez, la visibilidad y credibilidad de los despachos en el territorio nacional. En una época en la que la crisis económica mundial afecta a todos los sectores, marcar la diferencia es esencial también a la hora de competir en el segmento del mercado interior.

Este valor añadido puede ser utilizado como puerta de acceso a profesionales y empresas españolas que, aunque no operen fuera de nuestras fronteras, es muy probable que tengan contactos en el exterior a través de proveedores o clientes.

Del mismo modo, los particulares se benefician también de este aspecto diferencial que abre nuevas vías de actuación en asuntos como Herencias, Derecho de Familia, Donaciones, etc.

Herramientas para generar demanda

 Para acceder al mercado internacional existen muchos y diferentes recursos que van desde la implantación de una oficina local en el país de destino, hasta la pertenencia a diferentes redes legales internacionales.

Pero sin duda, el principal instrumento de externalizaciónes elespíritu emprendedor del propio abogado o de los socios del Despacho. En este punto, la confianza, la especialización en los servicios que se ofrecen y la correcta gestión de los recursos para generar demanda, son algunas de las claves para garantizar las condiciones de éxito.

En el caso de ADVOCATIA Abogados, una de las principales apuestas para acceder al mercado exterior ha sido la creación de la Asociación Hispano-Austriaca de Juristas (AHAUJ) que tiene como objetivo fomentar los intercambios bilaterales entre ambos Estados en un ámbito fundamentalmente jurídico.

Pero esta acción no es la única impulsada por el Despacho. Ahora mismo, pertenecemos a diferentes redes legales internacionales que nos permiten operar no sólo en países dela Unión Europea, sino también traspasando barreras transcontinentales y prestando especial atención a los países emergentes, ya que generan una gran capacidad de negocio aún virgen en muchos aspectos. En este sentido, estamos colaborando en un nuevo proyecto que abarca un programa de internacionalización del sector de servicios de consultoría y asesoramiento legal con especial incidencia en América y el Norte de África.

El prestigio es otro de los puntos básicos a la hora de internacionalizarse. Una buena reputación se forja a través de instrumentos tan variados como la formación continuada de los miembros del despacho, la participación en foros especializados en diversos ámbitos jurídicos, la autoría de libros legales publicados en diferentes idiomas, la organización de congresos, la obtención de premios y, por último pero no por ello menos importante, las acciones de marketing y comunicación encaminadas a reforzar la imagen de marca del Despacho (blog, notas de prensa, presencia en redes sociales, etc.).

Por último, la internacionalización no es una opción únicamente válida para los grandes despachos. Lo importante es poseer iniciativa y tener claro el modelo de expansión elegido para ser capaces de satisfacer una demanda real de los servicios profesionales. De este modo, se consigue abrir nuevos horizontes de negocio fuera de nuestras fronteras.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.