1 – Presidencia estable del Consejo Europeo:

La creación de una presidencia estable del Consejo Europeo, órgano que reúne a los jefes de Estado y de gobierno de la UE, es una de las principales novedades del Tratado de Lisboa.

Actualmente, el Consejo está presidido por el jefe de Estado o de gobierno del país que ejerce la presidencia rotativa de la Unión Europea, que cambia cada seis meses.

Ahora, el órgano tendrá un presidente a tiempo completo, elegido por un mandato de dos años y medio renovable una vez.

Según el Tratado de Lisboa, “preside y anima los trabajos del Consejo Europeo”, “asegura la preparación y la continuidad de los trabajos del Consejo en cooperación con el presidente de la Comisión” y “obra para facilitar la cohesión y el consenso en el seno del Consejo”.

El presidente se encarga además de “la representación exterior de la Unión en materia de política exterior y seguridad común, sin perjuicio a las atribuciones del Alto Representante de la UE para las Relaciones Exteriores”.

El principio de presidencia rotativa sin embargo no desaparecerá.

2 – Alto Representante para las Relaciones Exteriores y la Política de Seguridad.

Nombrado por un mandato de dos años y medio renovable, el Alto Representante es además vicepresidente de la Comisión Europea.

Preside las reuniones de ministros europeos de Relaciones Exteriores, “conduce la política exterior y de seguridad común, contribuye en la elaboración de esta política y la ejecuta”.

“Representa a la UE en materia de política exterior y seguridad común, conduce en nombre de la Unión el diálogo político con los terceros países y expresa la posición de la UE en las organizaciones internacionales y en el seno de las conferencias intergubernamentales”.

Dispondrá de un “servicio europeo para la acción exterior”, integrado por miles de funcionarios.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.