La reforma a la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social busca garantizar los derechos laborales de las trabajadoras del hogar.

Por 117 votos en favor y cero en contra, el Pleno del Senado de la República aprobó las modificaciones realizadas por la Cámara de Diputados al proyecto de decreto que reforma la Ley Federal del Trabajo y la Ley del Seguro Social, en materia de personas trabajadoras del hogar.

El dictamen de las comisiones unidas de Trabajo y Previsión Social, Para la Igualdad de Género, y de Estudios Legislativos reconoció que las modificaciones mejoran las condiciones laborales frente escenarios de precariedad y vulnerabilidad de derechos. Con todo su apoyo, el proyecto de decreto fue ya enviado al Ejecutivo Federal.

Los legisladores afirmaron que las adecuaciones realizadas a la Ley fortalecen la regulación de los derechos de las personas trabajadoras del hogar, sin que ello modifique la esencia o la naturaleza de lo que se pretende regular.

Principalmente, se definió que las trabajadoras del hogar realizarán su labor bajo un contrato por escrito, contarán con vacaciones, prima vacacional, pago de días de descanso, aguinaldo y acceso obligatorio a la seguridad social.

El trabajo del hogar deberá fijarse mediante contrato por escrito, de conformidad con la legislación nacional o con convenios colectivos. Dicho documento se establecerá sin distinción de condiciones al tratarse de migrantes.

Dispuso también que quienes residan en el domicilio donde realicen sus actividades deberán disfrutar de un descanso mínimo diario nocturno de nueve horas consecutivas, y tendrán derecho a un descanso semanal de día y medio ininterrumpido, preferiblemente en sábado y domingo. Si la persona empleadora requiere que la trabajadora del hogar utilice uniforme, el costo del mismo quedará a cargo del empleador.

Asimismo, se estableció la prohibición de contratar a adolescentes menores de 15 años. En los casos de mayor edad las adolescentes que presten sus servicios a una sola persona empleadora puede residir en el mismo domicilio, con la obligación de que se le garantice espacio seguro donde pernoctar.

En el marco del trabajo del hogar, se considerará despido injustificado todas aquellas contempladas en la ley, así como las que se den por motivos de violencia de género en el trabajo de manera explícita y/o discriminación.

El senador Napoleón Gómez Urrutia, presidente de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, al presentar el dictamen, señaló que con esta reforma se consolida la posición de paridad, igualdad, justicia y dignidad para las mujeres del país, y colabora para dar fin a la marginación y el racismo disfrazado que padeció este sector laboral, y que ha demandado por más de 60 años.

La presidenta de la Comisión Para la Igualdad de Género, Martha Lucía Micher Camarena, resaltó que el 90% de las personas trabajadoras del hogar son mujeres. Manifestó que con esta reforma el Senado salda una deuda histórica en la protección de los derechos de las trabajadoras del hogar contribuyendo a eliminar la discriminación en su contra.

Fuente: Senado de la República, México