Con algunos cambios, la Cámara de Diputados aprueba la minuta de reforma constitucional en materia educativa.

Tras una discusión que duró poco menos de siete horas, la Cámara de Diputados aprobó en lo general y en lo particular, y con modificaciones, la minuta de reforma constitucional en materia educativa devuelta por el Senado.

Entre otras cuestiones, el documento dispone la obligación del Estado de garantizar una educación de excelencia y gratuita en todos sus tipos y niveles, desde la inicial hasta la superior.

Entre sus ejes destacables se encuentran la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), la eliminación de las evaluaciones que afectan la permanencia de los maestros en el servicio y la definición de que sus derechos laborales se regirán por el Apartado B del artículo 123 de la Constitución Política.

La aprobación fue del pleno fue por mayoría calificada (dos terceras partes de los presentes) con 396 votos a favor, 68 en contra y una abstención. En lo particular, también fue aprobada por mayoría calificada, con 389 votos en pro, 60 en contra y dos abstenciones, tras desecharse 29 reservas que presentaron diputados de Morena, PAN, PRI, PT y PRD.

El Pleno sólo avaló la propuesta de la diputada Lourdes Erika Sánchez Martínez  del PRI, que da precisión a la redacción del artículo décimo quinto transitorio, relativo al fondo federal especial para la educación superior.

El documento fue remitido nuevamente al Senado de la República para su análisis y eventual ratificación, debido a que el proyecto de decreto reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de los artículos 3º, 31 y 73 de la Constitución Política.

La reforma surgió de siete iniciativas, de las cuales una fue del Ejecutivo federal, otra de los coordinadores de los grupos parlamentarios del PAN, PRI, MC y PRD, y cinco de los diputados Ana Lilia Herrera Anzaldo (PRI), Julieta Macías Rábago (MC), Erick Isaac Morales Elvira (Morena), Dulce María Méndez de la Luz Dauzón (MC) y Ricardo Gallardo Cardona (sin partido).

La presidenta de la Comisión de Educación, diputada Adela Piña Bernal (Morena), indicó que el documento retoma y ratifica los argumentos del dictamen original, aprobado por la Cámara de Diputados durante la sesión del pasado 24 de abril, e incluye algunas precisiones planteadas por senadoras y senadores.

Resaltó que la reforma abroga la Ley General del Servicio Profesional Docente y la Ley del INEE, reafirma la rectoría del Estado sobre la educación y elimina las evaluaciones docentes de carácter punitivo.

Asimismo, distingue a los maestros como agentes fundamentales del proceso educativo y reconoce su derecho a acceder a un sistema de formación, capacitación y actualización realimentado por evaluaciones diagnósticas, formativas e integrales.

“El ingreso, la promoción y el reconocimiento estarán asociados con los conocimientos, aptitudes y experiencia. Nunca más exámenes estandarizados”, manifestó la legisladora.

Piña Bernal comunicó también la importancia de que la educación se basará en el respeto irrestricto a los derechos humanos, con un enfoque de perspectiva de género y la cultura de paz; se fortalecerá la educación indígena, plurilingüe e intercultural y se establecerán medidas alimentarias en las escuelas con rezago social.

Fuente: Cámara de Diputados, México