El Senado solicita a la Profeco prevenir los casos de Pink Tax o “impuesto rosa” donde se patentizan abusos contra las mujeres consumidoras.

En México, las mujeres y niñas pagan hasta un 17 por ciento más por los mismos productos que los de niños y hombres.

Esta diferencia de costos se evidencia en la ropa, los servicios y productos financieros, y artículos de higiene personal en donde solo cambia el color de la etiqueta o el personaje de la marca.

El “impuesto rosa” o “pink tax” no constituye una práctica generalizada, pero se puede detectar en algunos productos y servicios.

El impuesto roso no es un impuesto como tal, sino que se trata de un sobreprecio final para las consumidoras, lo cual provoca desventaja frente a los hombres.

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) llevó a cabo un estudio denominado “Impuesto rosa: la utilidad no tiene color.”

Los productos dirigidos a mujeres son hasta 17 por ciento más caros en comparación con los de los hombres, en artículos de igual función.

La Profeco especificó: “A pesar de que dicha práctica no se encuentra extendida, no quiere decir que no exista.”

Por su parte, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de los Servicios Financieros informó que existe sobre precio en el ámbito de los servicios y productos financieros, específicamente en los seguros.

En este contexto, el Senado de la República solicitó a la Profeco poner en marcha acciones que promuevan y protejan los derechos de las consumidoras ante las variaciones de los precios de productos dirigidos a mujeres y niñas.

Lo que se pretende es propiciar la equidad y seguridad jurídica en las relaciones entre proveedores y consumidores, a través del fortalecimiento del consumo inteligente.

Cabe destacar que la Profeco no tiene facultades para sancionar el aumento de por razón de género.

Esta práctica no se da solamente en México, en países como Canadá, Estados Unidos y Colombia la diferencia puede llegar a ser hasta de un 43 por ciento.

En Canadá, la CBC News refirió que en 2016 y de acuerdo con un informe de la empresa Parse Hub las mujeres pagaron 43 por ciento más que los hombres por productos de cuidado personal.

Para las consumidoras colombianas, que el sobreprecio en productos para mujeres puede variar entre el 5 y 20 por ciento en comparación a los precios de productos para caballeros.

El Departamento de Asuntos del Consumidor de Nueva York estudió en 2015 los precios de los productos vendidos a consumidores femeninos y masculinos, y encontró una diferencia de 13 por ciento más para productos de cuidado personal; y ocho por ciento más para ropa para adultos.

Asimismo, se detectó un ocho por ciento más para productos para el cuidado de la salud en el hogar adultos mayores; siete por ciento más para juguetes y accesorios; y cuatro por ciento más para ropa de niños.

Fuente: Senado de la República, México

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.