Por Rebeca García Lillo, secretaria de la Junta Directiva del Grupo de Abogados Jóvenes del ICAM.

Es indudable que la actual coyuntura económica afecta a la profesión de la abogacía, y por tanto, a los abogados jóvenes que la ejercemos; y le afecta tanto en los efectos económicos provenientes del desarrollo de la propia actividad, como en la forma de ejercer la misma.

Como punto de partida, debemos hacer mención al acceso a la profesión. Como consecuencia de la Ley 25/2009, de 22 de diciembre, de modificación de diversas leyes para su adaptación a la Ley sobre el libre acceso a las actividades de servicios y su ejercicio, conocida como Ley Ómnibus, el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM) ha reducido las cuotas de entrada que se exigen para ejercer la abogacía de 915 € a los 300 € actuales, esto es un 67%. Esta ola de rebajas de cuotas de incorporación se hace extensiva a ciudades como Barcelona, Málaga y Valencia.

Debemos reseñar lo que a todas luces es evidente: los abogados jóvenes no somos ajenos a la crisis. No podemos afirmar que la situación de crisis económica sea favorable para los profesionales del mundo de las leyes en general, pero, por otra parte, es evidente que la crisis no afecta por igual a las diferentes áreas de la abogacía, y por supuesto tampoco a los diferentes letrados jóvenes y a sus despachos.

Es indudable que este cambio de entorno económico que atravesamos, ha frenado a los abogados jóvenes a inmiscuirse en proyectos empresariales, haciéndose notable la reducción de creación de nuevos despachos, e incluso dificultando el desarrollo de los ya creados, siendo ahora más que nunca absolutamente necesario gestionar los despachos con la mayor eficacia posible.

Es cierto que los abogados jóvenes acusamos la crisis, pero también es cierto que estos tiempos de marejada financiera son una oportunidad para que los abogados jóvenes analicemos los servicios más demandados, y reorientemos nuestros despachos a las necesidades de la propia sociedad, hacia áreas tales como procedimientos concursales, demandas laborales, juicios hipotecarios, reclamaciones de cantidad, desahucios, o derecho penal en general (robos, hurtos, estafas).

A la hora de cobrar los servicios prestados, el abogado joven también sufre los efectos colaterales de la crisis con el retraso en los pagos de sus honorarios y en la dificultad de cobro de los mismos. La morosidad ha aumentado, y los abogados jóvenes también tenemos impagados, e incluso en ocasiones nos vemos obligados a esperar la mejoría económica de nuestros clientes para el cobro de nuestras minutas.

Por otro lado, resulta obvio poner de manifiesto que son los propios justiciables los que evitan los pleitos que no son estrictamente necesarios, con la finalidad de reducir así sus gastos.

La crisis lógicamente conlleva la disminución de recursos económicos en los ciudadanos, y por ello, cada vez hay más beneficiarios del derecho a la Asistencia Jurídica Gratuita, si bien es cierto que se están intentando restringir esos expedientes de Justicia Gratuita, concediendo menos designaciones de oficio. En España hay 7.000 letrados de oficio, y puede ser para éstos para quienes aumente el trabajo en estos momentos.

En definitiva, en los tiempos que vivimos resulta francamente difícil para el abogado joven el ejercicio de nuestra profesión, tanto en pequeños despachos, que no pueden permitirse contar con un profesional especializado para cada ámbito del derecho, como para los compañeros que ejercen la abogacía en grandes bufetes cuya política actual es ralentizar el ritmo de incorporación de abogados recién licenciados. No obstante, los abogados jóvenes debemos aprovechar este escenario económico para progresar profesionalmente.

En conclusión, los abogados jóvenes tenemos la firme creencia de que poco a poco saldremos de este momento de recesión, lo que nos permitirá una buena marcha en el desarrollo de nuestra profesión, aunque no podemos olvidar que la vida es siempre algo complicada para el abogado joven, aún sin crisis, nada que no se pueda superar con dedicación y esfuerzo.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.