El Consejo de la Abogacía Europea (CCBE) y la Asociación de la Abogacía Americana (ABA) se han dirigido a la presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI) para expresar su creciente preocupación sobre la independencia de la profesión en varios países europeos. Es, de hecho, un tema preocupante en lugares como Grecia, Irlanda y Portugal, donde la crisis económica y la intervención de la Troika formada por el FMI, el BCE y la Comisión Europea han empujado a los gobiernos a proponer reformas radicales de la profesión.

Esto afecta más a la ciudadanía que a los abogados. Lo que está realmente en duda es el acceso público a la justicia, con abogados independientes que tengan la responsabilidad de dar prioridad al cliente y la comunicación privilegiada y confidencial. Estos son los valores principales de un sistema legal abierto y una sociedad libre. En términos reales, la relación de un cliente y un abogado, totalmente implicado en el mejor interés de ese cliente exclusivamente, es la clave para recibir la necesaria orientación legal en problemas del día a día, así como para proteger y reforzar los derechos fundamentales del cliente en una democracia constitucional.

En su carta conjunta, el CCBE y la ABA dicen que los Colegios de Abogados están abiertos a reformas si es necesario, especialmente en estos tiempos difíciles desde el punto de vista económico. Sin embargo, las actuales reformas  van más allá de lo proporcionado y necesario, y provoca dudas sobre la conformidad con las normas internacionales.

«Las iniciativas se están tomando basándose en una aproximación puramente económica, sin tener en cuenta el propósito y la justificación de la regulación profesional y sin analizar el impacto de tales propuestas en la administración de justicia», escriben el CCBE y la ABA en su carta. Las dos organizaciones avisan de que las reformas propuestas contradicen la regulación independiente con respecto a la rama ejecutiva del Estado, uno de los núcleos principales de la profesión en Europa, Estados Unidos e internacionalmente. «Es un componente fundamental de una Justicia que funcione y es la clave de una sociedad democrática basada en el mandato de la ley», subrayan.

La CCBE representa a los Colegios de Abogados y Consejos de la Abogacía de sus 31 países miembros y otros 11 Estados asociados y observadores, esto es, a alrededor de un millón de abogados europeos. La ABA es la mayor organización profesional voluntaria del mundo, con casi 400.000 miembros entre abogados, fiscales, jueces y estudiantes de leyes en todo el mundo.

El texto completo de la carta abierta está publicado en el sitio web del CCBE y puede ser consultado desde esteenlace.

 


Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.