Cerramos un año marcado no solo por la crisis sanitaria que ha provocado el coronavirus sino también por la crisis económica, otra de sus grandes consecuencias.

La nueva normalidad ha impactado de lleno en el bolsillo de los hogares. El incesante aumento de precios, tanto de los alimentos como de los combustibles o la luz ha provocado un aumento en el IPC que ascendió a su nivel más alto en 29 años, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Una complicada situación que ha llevado a miles de españoles a tener que recurrir a fórmulas de financiación conocidas por desgracia por sus altos intereses como son las tarjetas revolving o los microcréditos que, a corto plazo, son una solución para hacer frente a los gastos pero que, a la larga, solo conlleva una deuda que se alarga en el tiempo.

Así, durante el año 2021, tan solo desde Reclama Por Mí se incrementaron las reclamaciones gestionadas ante las entidades bancarias en un 15 por ciento, respecto a 2020, hasta superar los 30.000 casos.

De las reclamaciones gestionadas por la plataforma, el 62% corresponden a tarjetas revolving que han experimentado un crecimiento respecto a 2020 del 12%. 

Las tarjetas revolving, en el punto de mira

Es el caso de las tarjetas revolving, producto que han contratado más de dos millones de españoles en nuestro país hasta la fecha y que mueve hasta 14.000 millones de euros, según el Banco de España.

Los abusivos intereses que se aplican a las tarjetas revolving y la falta de transparencia que acompaña a este producto ha hecho que sean miles los ciudadanos atrapados en esta espiral de deudas y se hayan decidido a reclamar ante la Justicia para salir de tan angustiosa situación.

Así, durante 2021, miles de casos han sido resueltos favorablemente por la justicia a favor de los clientes donde los afectados recuperaban elevadas cantidades indebidamente cobradas. Un ejemplo es el caso llevado por Reclama Por Mí donde el Juzgado de 1º Instancia Nº 11 de Bilbao declaró nulo un contrato de una tarjeta revolving de BBVA, condenó a la entidad a cancelar la deuda pendiente y a devolverle un total de 39.369 euros. 

“Este es solo un ejemplo de los miles de sentencias que hemos logrado durante 2021 en las que la Justicia ha restituido los derechos que tienen los españoles afectados por las tarjetas revolving, una fórmula de financiación que esconde falta de información, y unos intereses usurarios”, afirma Javier Moyano, COO de www.reclamapormi.com.

Y es que los TAEs aplicados a las tarjetas revolving durante este año 2021 han vuelto a ser la principal causa de su anulación por parte de los tribunales. “En el caso de la sentencia contra BBVA el TAE aplicado era del 26,82% pero hemos gestionado reclamaciones de tarjetas en las que se ha llegado a aplicar hasta un 28%. Estamos hablando de intereses considerados por la justicia como usura”, añade Moyano.

Un escenario que, lejos de cambiar, desde Reclama Por Mí, creen que seguirá marcado por las reclamaciones en 2022.

La complicada situación financiera que están atravesando muchas personas y que se acrecentará en estas fechas, marcadas por las fiestas navideñas, hará que, en el año que en breve comienza, sigan siendo muchas las personas que acudan a este tipo de productos. Cada día, siguen siendo cientos los usuarios que contactan con nosotros para consultar cómo acabar con la espiral de deudas a las que les han llevado las tarjetas revolving. Desde Reclama Por Mí seguiremos trabajando para ayudar al máximo número de familias, poner fin a estos contratos y hacer realidad nuestro lema «una justicia al alcance de todos».

 Fuente: Reclama Por Mí

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.