La copropietaria de una empresa ha logrado que el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía reconozca su derecho a percibir la pensión por jubilación sin que esto le impida seguir gestionando ciertas responsabilidades de su negocio. La empresaria consiguió demostrar la compatibilidad entre la pensión de jubilación y la realización de funciones inherentes a la titularidad de una empresa, tales como dictar instrucciones y fijar criterios de actuación a los órganos directivos. La sentencia llega tras una victoria parcial en el Juzgado de lo Social de Granada que, aunque admitía el derecho a la pensión, limitó su cuantía al 50% de la base reguladora.

Ismael Istambul Fernández, socio director de Iberum Abogados y responsable de este caso junto al experto en asesoría jurídica empresarial Álvaro Fernández Arenas, recalca que esta sentencia “sienta un precedente importante y refuerza la defensa de los derechos de los trabajadores en situaciones similares. Una victoria más que se suma a la dilatada experiencia de Iberum Abogados en asesoramiento jurídico de altos directivos”.  

Todo comenzó en 2019, cuando esta administradora societaria, inscrita en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social, comunicó su deseo de jubilarse y logró el reconocimiento de su derecho a pensión. Una vez dicha jubilación se hizo efectiva, la empresaria continuó realizando las labores administrativas propias de su negocio, sin recibir remuneración alguna por ello. Este hecho ocasionó una inesperada alta de oficio en el RETA, lo que desembocó en que el Instituto Nacional de la Seguridad Social revocara su derecho a pensión por jubilación y exigiera la devolución de los más de 7.500 euros percibidos por dicho concepto desde el 2019. 

“Aunque la inclusión en el RETA presume el ejercicio habitual, personal y directo de una actividad económica lucrativa, existen excepciones. Un ejemplo claro de ello es este caso”, explica Fernández Arenas. El socio director de Iberum Abogados, Ismael Istambul Fernández, añade que “algunas de estas excepciones vienen reconocidas en el artículo 213 del Real Decreto Legislativo 8/2015 del Texto Refundido de la Ley General de la Seguridad Social. Este artículo permite la compatibilidad de la pensión de jubilación con la realización de trabajos por cuenta propia, siempre y cuando los ingresos anuales totales no superen el Salario Mínimo Interprofesional”.

En la primera fase de este pleito, Iberum Abogados, despacho especializado en asesoramiento jurídico de altos directivos, logró demostrar la compatibilidad de la pensión de jubilación con las funciones inherentes a la titularidad del negocio de su cliente. El Juzgado de lo Social de Granada estimó parcialmente la demanda interpuesta, reconociendo que no había lugar a la revocación de la pensión de jubilación, pero fijando el importe de esta en el 50% de la base reguladora.

No satisfechos con el resultado, Iberum Abogados recurrió tal sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía por entender que se estaba incurriendo en una incongruencia “extra petita”. “Este término se utiliza para señalar que la decisión judicial excede los límites de lo que se discutió en el caso, lo que puede considerarse como una falta de congruencia entre la petición de las partes y la resolución final del tribunal”, aclara Istambul Fernández. Finalmente, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía acabó estimando totalmente las reclamaciones de la administradora societaria.

Fuente: IBERUM Abogados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.