Durante la Transmisión del Poder Ejecutivo ante el Congreso de la Unión, AMLO apuntó a la deshonestidad como la principal causa de la desigualdad.

López Obrador agradeció la presencia de los diputados y senadores, autoridades locales, federales y especialmente la del licenciado Peña Nieto.

El actual presidente, anunció no solo el inicio de un nuevo gobierno, sino el comienza un cambio de régimen político.

Indicó que se llevará a cabo una transformación pacífica y ordenada, pero no por ello profunda y radical, porque se acabará con la corrupción y con la impunidad que impiden el renacimiento de México.

Lopez Obrador manifestó sus deseos de convertir la honestidad y la fraternidad en forma de vida y de gobierno. Negó que sus aspiraciones sean retóricos o propagandístico, sino más bien postulados que se sustentan en la convicción de que la crisis de México se originó por el predominio de la corrupción pública y privada.

“Nada ha dañado más a México que la deshonestidad de los gobernantes y de la pequeña minoría que ha lucrado con el influyentismo”

El mandatario señaló a la deshonestidad como la principal causa de la desigualdad económica y social, y también de la inseguridad y de la violencia que padece la nación mexicana.

En cuanto a la ineficiencia del modelo económico neoliberal, manifestó que ni siquiera en términos cuantitativos había dado buenos resultados. Durante 40 años, la economía de México creció a una tasa promedio anual del 5 por ciento.

En cuanto a la política económica aplicada durante el periodo neoliberal, de 1983 a la fecha, ha sido la más ineficiente en la historia moderna de México. Señaló que en ese periodo la economía ha crecido en 2 por ciento anual.

Efecto de ese modelo económico generó la concentración del ingreso en pocas manos, y el empobrecimiento de la mayoría de la población que la llevó a buscarse la vida en la informalidad, a emigrar masivamente del territorio nacional o a tomar el camino de las conductas antisociales.

Rechazó la política económica neoliberal en cuanto a la reforma energética que prometía inversión extranjera a raudales. El resultado es que apenas llegaron 760 millones de dólares de capital foráneo, lo que únicamente representa el 1.9 por ciento de la incipiente inversión pública realizada por Pemex en el mismo periodo, y apenas en 0.7 por ciento de la inversión prometida.

El Presidente manifestó que antes del neoliberalismo México producía y era autosuficiente en gasolinas, diesel, gas, energía eléctrica. “Ahora compramos más de la mitad de lo que consumimos de estos insumos.” “De México es originario el maíz, esa planta bendita y somos la nación que más importa maíz en el mundo.”

Asimismo apuntó al deterioro del poder adquisitivo del salario mínimo en un 60 por ciento y el salario de los mexicanos es de los más bajos del planeta.

“Durante el periodo neoliberal nos convertimos en el segundo país del mundo con mayor migración. Viven y trabajan en Estados Unidos, 24 millones de mexicanos. Y por lo que hace a la violencia, estamos en los primeros lugares del mundo.”

Fuente: Presidencia de México

1 Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.