Brasil crecerá un 3,2% en 2012, impulsado por la demanda interna, y podría llegar a un crecimiento del 4,3% en 2013.  Así lo indica el informe Situación Brasil de BBVA Research, presentado hoy por Enestor Dos Santos, economista de BBVA para ese país, que confirma que, respecto a la actividad económica, ya ha pasado lo peor. Dos Santos explicó que la fortaleza de la economía brasileña estará determinada por la solidez de China y los precios de las materias primas, pero también por el margen de maniobra que tiene el país para implementar políticas anticíclicas, dada la fortaleza de su sistema financiero y el saneamiento de sus cuentas públicas y externas.

Según Enestor Dos Santos, las políticas de apoyo al crecimiento adoptadas a finales del año pasado, entre ellas, las facilidades para la concesión de créditos y la reducción de impuestos a los bienes de consumo, los créditos y los capitales extranjeros de largo plazo, seguirán influyendo durante 2012 y ayudarán a sustentar el dinamismo de la actividad interna.  A lo anterior se suma el aumento de las inversiones públicas y privadas de cara al Mundial de 2014 y a los Juegos Olímpicos de 2016, y la reducción de los tipos de interés que comenzó en agosto pasado y cuyos efectos se sentirán con más fuerza en el segundo semestre del año.

La inflación se modera, pero seguirá por encima de la meta

El informe de BBVA Research indica que Brasil mantendrá las presiones inflacionarias y que continuará con una política monetaria laxa. La tasa de referencia (Selic) del Banco Central se situará en 9,5% al finalizar el año, aunque no se descarta que pueda bajar aún más. Esto supondrá un tipo de interés real cercano al 4,0%, un mínimo histórico en ese país.

El gobierno de Dilma Rousseff tendrá menos margen de maniobra para cumplir con el objetivo fiscal de este año, aunque no es improbable. Enestor Dos Santos explicó que el gasto público se verá presionado por el aumento del 15% del salario mínimo y las inversiones en infraestructuras, en un momento en que los ingresos no mostrarán el dinamismo de 2011. “Dado que la política fiscal se verá restringida por el compromiso de cumplir el objetivo del superávit primario y la política monetaria se verá restringida por la decisión de las autoridades de bajar el Selic, creemos que el gobierno se apoyará más en el crédito de la banca pública y en las medidas macro-prudenciales para gestionar la situación macroeconómica”, señala Dos Santos.

Según BBVA Research, la banca pública podría agilizar la concesión de crédito para favorecer la demanda interna, lo que impediría una moderación del crecimiento del crédito. “Se debe seguir de cerca la expansión significativa del crédito de la banca pública, ya que a largo plazo podría ser causa de problemas”, advierte el economista.

Por otro lado, el informe indica que, en línea con la desaceleración del crecimiento global, los precios de las materias primas se moderarán y perjudicarán los términos de intercambio de Brasil. El precio de las exportaciones brasileñas podría caer en torno al 7%, mientras que el precio de las importaciones seguirá constante. La inversión extranjera, por su parte, mantendrá su solidez en 2012, aunque en menor proporción que el año anterior.

En ese escenario de volatilidad externa, de disminución en términos de intercambio y de buenas perspectivas de entrada de capitales, BBVA Research prevé que el real se mantenga en la banda de 1,7 a 1,8 dólares en lo que resta del año.

Para ver el informe Situación Brasil 1T 2012

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.