Jeanine Añez, presidenta interina de Bolivia, presentó nota de protesta a México por violación de los principios del asilo.

El reclamo proviene acerca del cuestionamiento de la grabación presentada por el gobierno de Bolivia en la que supuestamente se le escucha al expresidente Evo Morales ordenando continuar con los bloqueos en las ciudades.

En México, la respuesta del presidente López Obrador fue ambigua. Se limitó a manifestar que había que tener en cuenta que hay una polémica sobre este tema y sostuvo que en el caso del asilo a Morales su país actúa de conformidad a las convenciones internacionales.

Por su parte, Estados Unidos no tiene inconveniente con que México le haya otorgado asilo político a Evo Morales después de su renuncia a la presidencia de Bolivia presionado por el Ejército.

Kevin O’Reilly, responsable de América Latina del Departamento de Estado de Estados Unidos, comunicó el aprecio de la decisión de México a ofrecer asilo a Evo Morales. Pero resaltó que es necesario preguntar a los mexicanos sobre las condiciones de su asilo y su estatus.

No obstante lo expuesto, quien sorprendió con el retiro de su solicitud de asilo en México fue Evaliz Morales Alvarado, la hija del expresidente boliviano Evo Morales.

La Canciller interina de Bolivia confirmó que en el día de ayer la hija del ex primer mandatario retiró su solicitud de asilo en México.

Al respecto, la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, informó el martes pasado a través de un mensaje en la red social Twitter que su gobierno había decidido otorgarle un salvoconducto a la hija de Morales para que reciba asilo en México, “en el entendido de que la familia no tiene que pagar errores de su padre”.

“Ella renunció al asilo, esa es una decisión muy soberana y muy propia de ella. El gobierno de Bolivia no está ejerciendo persecución sobre ningún político (…) no hay mandamiento de apremio” en su contra, indicó Karen Longaric, ministra de Relaciones Exteriores.

Mientras se resuelven las cuestiones de asilo para el ex presidente y su familia, Bolivia continúa en el caos entre marchas, bloqueos y represiones.

Tal es así que una impactante protesta fue reprimida por la policía boliviana. En la referida marcha los manifestantes trasladaban los ataúdes de personas que murieron el pasado martes en la planta de acopio de gasolina y gas de Senkata, en las afueras de esta última ciudad.

La policía de Bolivia reprimió este jueves con gases lacrimógenos a la multitudinaria manifestación que llegaba a La Paz desde El Alto. Con la protesta, este grupo pretendía desmentir la versión del Gobierno interino de Áñez que señaló que las ocho personas fallecidas formaban parte de grupos armados.

Los manifestantes aspiraban denunciar en la capital la muerte de sus compañeros y desmentir que pertenecieran a grupos armados como había asegurado el Gobierno interino de Áñez.

Durante la protesta apuntaron también a los medios de comunicación. Acusaron a la prensa de mentir y de estar vendida ya que, según ellos,  la mayoría de los periódicos han calificado la violencia en el país como “enfrentamientos” o “actos terroristas”, mientras que la cadena Telesur, que defiende la posición del expresidente Evo Morales sobre su derrocamiento por un golpe de Estado, ha sido eliminada del servicio de cable estatal.

Fuente: Redacción Diario Jurídico