Vivir la pandemia minuto a minuto, como responsables del cuidado de la población y como víctimas. Eso han hecho los sanitarios en todo el mundo desde que el virus fuese declarado una amenaza global. En España, médicos, enfermeras, ATS, celadores y el resto de integrantes de los servicios de salud, no han tenido un momento de respiro. Tras sufrir en primera línea y sin descanso los envites de las sucesivas olas de contagios, los sanitarios se enfrentan ahora al alarmante repunte de casos en medio de la campaña masiva de vacunación. Una prueba de resistencia más para un colectivo cuyas fuerzas se ponen a prueba cada día desde hace demasiado tiempo.

médicoDesbordados, agotados y víctimas de una pérdida de popularidad sin precedentes, tras los meses en los que fueron los superhéroes a quienes se aplaudía en los balcones. La intensidad de la crisis sanitaria derivada de la Covid19 y el hecho de trabajar en primera línea les ha situado en el blanco de las críticas de los ciudadanos, que realizan un cuestionamiento constante de su trabajo, y de no pocas agresiones —441 declaradas sólo en 2020—.

Lo denuncia el despacho de abogados DS Legal, dedicado a la protección de médicos y enfermeros, desde donde se quiere, además, llamar la atención sobre el incremento de reclamaciones y denuncias sobre estos profesionales de la salud. Las primeras, según datos aportados por este despacho, han crecido en un 110% en los últimos diez años, en una escalada paralela a la pérdida de respeto por la figura del médico.

El hecho de que una cuarta parte de este colectivo laboral haya tenido que pedir la baja por motivos relacionados con el coronavirus, no sorprende si tenemos en cuenta que 8 de cada 10 sanitarios ha visto contagiarse a un compañero y un 8% ha visto morir a colegas. No es de extrañar tampoco la indefensión que supone sentirse, a la par, cuestionado por los propios pacientes, que parecen haber dejado de ver en el médico una figura de respeto y autoridad.

En este contexto, desde DS Legal se recomienda a los sanitarios dotarse de herramientas de protección que puedan permitirle desarrollar su labor sin la angustia y el miedo a encontrarse desprotegido. Un seguro especializado, con un equipo de expertos detrás las veinticuatro horas y lejos de fórmulas low cost, es el mejor escudo legal contra denuncias, reclamaciones y agresiones.

La cuantía del mismo también importa, ya que, explican desde este este bufete, se dan casos en los que, a pesar de haber pagado cada cuota, lo abonado no es suficiente para hacer frente a las sanciones o indemnizaciones impuestas.

Sería deseable, por último, que al esfuerzo personal de estos trabajadores por llevar a cabo su labor sin lamentables percances como los ocurridos en los últimos meses en algunos centros de salud, se sumaran campañas de concienciación sobre la gran labor que han desarrollado y siguen desarrollando en esta pandemia. Les necesitamos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.