El pasado mes de septiembre, Grupo Hafesa, holding empresarial dedicado a la comercialización y distribución de productos petrolíferos, fue admitido como nuevo Socio de la Asociación Española de Compliance (ASCOM). Una decisión que, en palabras de César Burón, Compliance Officer de Grupo Hafesa, “es un reflejo del trabajo que venimos realizando desde hace mucho tiempo en materia de compliance. Esta unión entre nuestra compañía y ASCOM tiene vocación de permanencia en el tiempo, ya que Grupo Hafesa aspira a convertirse en un referente en materia de compliance dentro de nuestro sector de actividad


Sobre esta decisión y sobre compliance hablamos con César Burón.

cesar buron - diario juridico
Imagen: César Burón, Compliance Officer de Grupo Hafesa

1.¿Qué especialidades tiene el compliance en el sector de la comercialización y distribución de productos petrolíferos? ¿Por qué es tan importante?

El tratamiento del compliance en nuestro sector no es, con carácter general, distinto del que pueda hacerse el otros sectores de actividad. Sí es cierto, sin embargo, que la industria del petróleo, no solo en España sino en cualquier país de nuestro entorno está extraordinariamente regulada y es objeto de un riguroso control administrativo, lo que obliga a hacer un seguimiento mucho más riguroso que en otros negocios.

 

2 ¿Cuáles son los principales desafíos en materia de compliance para las compañías que integran este sector?

Sin duda alguna, en un sector que, pese a estar regulado y controlado, han aparecido empresas oportunistas que han bordeado la legalidad, las compañías de la industria que pretenden pervivir en el tiempo deben implementar políticas de cumplimiento riguroso con absoluto convencimiento de que no solo son un valor ético, sino que son una herramienta que, a medio y largo plazo, genera evidentes rentabilidades. 

Este es, todavía, un mercado ciertamente convulso y con un porcentaje no pequeño de empresas de dudosa procedencia y funcionamiento. El Compliance, como otras políticas, debe servir, entre otros fines, para diferenciar las empresas que pretenden actuar en el mercado con estándares de cumplimiento de las que no lo tienen como objetivo principal.

 

3. ¿Está España a la altura del resto de países en materia de ‘compliance’?

España ha avanzado muchísimo en los últimos años en esta materia. Desde la modificación de 2015 del Código Penal las políticas de Compliance han experimentado un enorme desarrollo en casi todos los sectores de actividad. Sin embargo, aún tenemos que lograr que el riguroso cumplimento de las políticas de Compliance sea un valor más de las empresas españolas y de las del sector en particular. Sí son herramientas convenientes (en algunos casos, como con las entidades financieras, imprescindibles) para articular las relaciones de negocio, pero todavía es preciso hacer una labor de concienciación mayor de empresarios y trabajadores. Es decir, no solo debe ser un protocolo más de la empresa, sino que lo que subyace de los mismos, que es el cumplimiento riguroso de la legalidad, debe ser un valor intrínseco del funcionamiento diario de cualquier colaborador de la compañía.

En esto, insisto, es verdad que hemos avanzado, pero, en términos generales, aún queda camino por recorrer en relación a países de nuestro entorno que deben ser nuestro referente,

 

4. La figura del compliance officer, ¿cuál es el día a día de un compliance officer en este sector?

Hay una parte muy importante que guarda relación, sobre todo en el sector, con el control de clientes y proveedores, control que debe ser actualizado de manera continua. De otro lado, hay y debe haber una búsqueda continua de implementación de nuevas herramientas de control y de concienciación de la organización sobre el cumplimiento a las que se dedica un tiempo importante en esta función.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.