Respaldan norma en medio de debate por sistema de procuramiento de órganos entre parientes políticos.

Algunas medidas que podrían implementarse para fortalecer la coordinación nacional serían entregar recursos fijos para materializar trasplantes, contar con un medio de transporte destinado solo a este fin e incluir estos procedimientos dentro de las metas de gestión de los hospitales.

En condiciones de ser visto por la Sala, quedó el proyecto que amplía la posibilidad de donación de órganos entre vivos, incluyendo a los parientes por afinidad, que cursa su primer trámite. Todo ello, luego que los integrantes de la Comisión de Salud aprobaran las indicaciones presentadas al texto.

La norma (iniciada en moción de los senadores Guido Girardi, Carolina Goic, Francisco Chahuán, Rabindranath Quinteros y Francisco Huenchumilla) permite dicho intercambio considerando la relación que existe entre una persona que está o ha estado casada y los consanguíneos de su marido o mujer, es decir, aquél parentesco es el que une, por ejemplo, a suegro/yerno, suegra/nuera o cuñados y que coloquialmente conocemos como “parientes políticos”.

La propuesta de artículo único fue puesta en tabla de la citada Comisión, en el marco del fallido traslado de órganos del kinesiólogo Joaquín Bustos Palma, quien falleció a los 27 años, cuya familia tenía el máximo interés de cumplir el deseo del joven de Temuco de regalar vida a pacientes que la requerían con urgencia.

Tras la sesión, la senadora Goic comentó que “hemos hecho varios esfuerzos para facilitar la donación de órganos aprobando proyectos como el que discutimos hoy, pero nada de eso tiene sentido si es que finalmente el sistema administrativo no garantiza que en el momento en que aparece un órgano compatible con un paciente que lo requiere, no se pueda llevar a cabo dicho intercambio”.

En esa línea, destacó: “vamos a invitar a representantes del Colegio Médico, quienes quieren presentarnos una propuesta concreta para mejorar el sistema de procuramiento. Vamos a citar el ministro porque necesitamos respuestas respecto a lo que pasó y cómo se va a solucionar el problema o problemas asociados”.

El senado Girardi disparó sobre el daño que se ha hecho a la credibilidad del sistema. “Nos ha costado mucho crear conciencia de la necesidad de ser donante y con esto, muchas familias no van a querer cumplir la voluntad de sus deudos. Este es el peor favor que le podemos hacer a un país que tiene una bajísima tasa de donantes”.

En Chile hay más de dos mil personas que están esperando un órgano, pero de ellos, 500 podrían morir este año porque necesitan órganos más complejos como un corazón, pulmón e hígado. En este caso Girardi explicó que se trataba de personas que podían de verdad salvar su vida porque se estaba donando este tipo de órganos.

“No estábamos hablando de un riñón nuevo con el que un paciente puede mejorar su calidad de vida. Estamos hablando de personas que van a morir porque los órganos se desperdiciaron”, resaltó.

El congresista aseguró que en lo que resta de esta semana, se reunirá con la unidad encargada de la coordinación nacional de trasplantes del Minsal para analizar los cambios que se pueden hacer en el corto y mediano plazo.

“El sistema de procuramiento no funciona. Cuando hay una muerte cerebral en un hospital o clínica, debería haber un sistema de alerta del sistema. Luego en cada centro asistencial debiera haber un neurólogo de llamada para ratificar dicho deceso. Después en todos los centros que pudieran recibir los órganos debieran haber camas UCI, por eso se necesita que haya financiamiento especial para contar con dicha cama destinada solo a estos casos”, describió.

Fuente: Senado, República de Chile