El Presidente Sebastián Piñera convocó a todo el país para unirse en tres acuerdos: por la paz, por la justicia y contra la violencia.

El Mandatario chileno hizo mención a la grave alteración del orden público que se evidencia en distintas regiones y pidió a todos los sectores formar parte de la solución.

Los acuerdos propuestos surgen como respuesta a nuevas jornadas de violencia y destrucción que continúan causando grave daño y dolor al país y a millones de familias chilenas.

En esa inteligencia, Sebastián Piñera convocó a todo el país para unirse en tres acuerdos: por la paz y contra la violencia; por la justicia para impulsar una agenda social hacia un Chile más justo; y una nueva constitución en el marco de la institucionalidad democrática.

 “La grave situación exige dejar de lado todas las pequeñeces, miserias y actuar con grandeza, generosidad y patriotismo para poder concretar los acuerdos que Chile tanto necesita”, aclamó el Presidente.

El Mandatario lamentó que, a pesar de los esfuerzos y sacrificios desplegados por Carabineros y Policía de Investigaciones en cumplimiento de su mandato y obligación constitucional, el orden público se mantenga vulnerado y la seguridad ciudadana aún no pueda ser respetada.

Por ello, decidió fortalecer la importante e indispensable labor de Carabineros y Policía de Investigaciones, abriendo la posibilidad de reintegración a los cuerpos de seguridad a todas aquellas personas que hayan tenido un retiro reciente y que hayan tenido un servicio destacado. Así, se estima aumentar la capacidad y la eficacia de las Fuerzas de Orden y Seguridad.

Asimismo, destacó que estos son tiempos sean de unidad y grandeza: “Eso es lo que todos nuestros compatriotas nos piden y con tanta razón. Por eso tenemos que hacernos el firme propósito de que esta situación tiene que terminar y tiene que terminar ahora, y tomar plena conciencia de que eso depende del esfuerzo y del compromiso que pongamos cada uno de nosotros.”

“Todas las fuerzas políticas, todas las organizaciones sociales, todas las chilenas y chilenos de buena voluntad tenemos que hoy día unirnos en torno a tres grandes, urgentes y necesarios Acuerdos Nacionales”, manifestó.

Propuso así, primero, un Acuerdo por la Paz y contra la Violencia que permita condenar en forma categórica y sin ninguna duda la violencia y que también condene con la misma fuerza a todos quienes directa o indirectamente la impulsan, la avalan o la toleran.

Segundo, un Acuerdo para la Justicia para poder impulsar una robusta Agenda Social que permita avanzar rápidamente hacia un Chile más justo, con más equidad y con menos abusos. Un país con mayor igualdad de oportunidades y con menos privilegios.

Y tercero, un Acuerdo por una nueva Constitución dentro del marco de nuestra institucionalidad democrática con una clara y efectiva participación ciudadana, que incluya un plebiscito ratificatorio para que los ciudadanos participen no solamente en la elaboración de esta nueva Constitución, sino que también tengan la última palabra en su aprobación y en la construcción del nuevo pacto social que Chile necesita.

Fuente: Presidencia de la Nación