Ante la urgencia de contener precios, la Cámara de Senadores exhibió la necesidad de hacer reformas de fondo para limitar las ganancias de laboratorios y farmacias.

 

Sin lugar a dudas una de las demandas más enérgicas de la ciudadanía es disminuir su gasto en medicamentos y si bien una serie de decretos busca poner coto a este gasto, los legisladores expusieron la pertinencia de hacer cambios profundos como limitar los márgenes de utilidades de laboratorios y farmacias.

Los integrantes de la Comisión de Salud citaron al ministro ad hoc, Jaime Mañalich, para conocer la labor administrativa que se está realizando en pro de ese objetivo y las iniciativas legislativas que se presentarán.

A su vez, la Comisión de Salud aseguró que la única forma de mejorar la calidad en la salud es aumentando el gasto per cápita y por eso manifestaron la necesidad de debatirlo en el erario 2020.

Los integrantes de la Comisión coincidieron en la necesidad de negociar en la tramitación del erario 2020 el financiamiento de las prestaciones no cubiertas en el seguro social sanitario.

La autoridad sanitaria reconoció a la prensa que todo indica que se deberán fijar precios, a pesar de no ser de su agrado. Explicó que aumentar la oferta de medicamentos en el mercado nacional haría bajar los precios, pero cómo esto no garantiza una rebaja real, admitió que hay que trabajar en un proyecto de fondo que fortalezca la institucionalidad.

El ministro Mañalich reconoció que el principal desafío de la cartera ha sido incrementar las prestaciones que contempla el sistema de seguro social sanitario.

En esa línea, afirmó: “Hemos firmado varios decretos en esta dirección, por ejemplo, el que obliga a las farmacias a tener un petitorio mínimo ampliado de medicamentos y el que aumenta la disponibilidad de fármacos con bioequivalencia comprobada. Hemos acelerado el reglamento que permite la venta de medicamentos fraccionados que quedó pendiente de la implementación de la ley de fármacos 1”.

En cuanto a la fijación de precios de los fármacos, la autoridad sanitaria comentó que el presidente Piñera firmó el mensaje que permite a la Central Nacional de Abastecimiento (Cenabast) entregar medicamentos –a bajo costo- a las farmacias independientes ubicadas en zonas extremas y a las comunales, las cuales no podrán tener un margen de utilidad superior a un 12%.

Así, se determinará el valor máximo que podrá cobrarse a medicamentos bioequivalentes; se fijarán los precios de los remedios sujetos a las patentes en Chile considerando el mercado latinoamericano, lo que debería ser determinado por un observatorio de precios.

Además, se impulsaría un proyecto que intermedia un margen de comercialización por medicamento: el margen será por producto vendido no por el valor del producto vendido. La diferencia está en el margen que obtiene un laboratorio versus el de la farmacia.

La senadora Carolina Goic destacó la pertinencia de fortalecer el Fondo Nacional de Salud  y asegurar los fondos necesarios en la ley de presupuestos.

“Los medicamentos deben ser garantizados y en ello, Fonasa debería tener un rol fuerte pero con los dineros asociados. Si queremos tener un seguro único (Fonasa más Isapre) debemos partir fortaleciendo la arista pública (…) También quiero insistir en la crisis hospitalaria de los insumos”, concluyó.

Fuente: Senado de la República de Chile