El acto legislativo presentado por la Contraloría General de la República que plantea modificar el régimen al control fiscal en el país fue aprobado en Plenaria de la Cámara de Representantes.

Esta iniciativa busca establecer un sistema de control fiscal preventivo y concomitante, complementario al posterior y selectivo, que le permita a la Contraloría adelantar actuaciones en tiempo real, recuperar el control de advertencia y efectuar alertas oportunas sobre los riesgos al patrimonio público.

En principio, esta vigilancia sería realizada en tiempo real y a través de mecanismos tecnológicos como el Big data e inteligencia artificial.

El Representante Alejandro Vega, coordinador de la ponencia, resaltó la importancia de la iniciativa por su esfuerzo en consolidar una arquitectura constitucional que le permita a la contraloría ser eficiente, eficaz y oportuna en el cuidado de los recursos públicos.

El representante también destacó el mecanismo establecido en el proyecto para la selección de los contralores territoriales, que se realizará a través de una convocatoria pública previa para definir una terna con los mejores puntajes de la que posteriormente elegirán los concejos y las asambleas.

De ser aprobado este proyecto de acto legislativo no solo se modificaría el mecanismo de selección de los contralores territoriales, sino que además se modificarían los tiempos de su elección.

Los contralores próximos a la entrada en vigencia del proyecto tendrían un periodo de duración de dos años para luego continuar con los periodos regulares de cuatro años. Esto con el fin de que no coincidan los periodos de los contralores y los gobernantes territoriales garantizando su independencia en el cumplimiento de sus funciones, precisó Vega.

Por su parte, el Contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba Larrarte, calificó de infundadas y sin conocimiento las críticas que le hacen al proyecto algunos columnistas de opinión, que dirigen gremios representativos.

Córdoba Larrarte fue contundente al decir que nos les va a dar gusto y peleará con argumentos para que esta iniciativa culmine exitosamente su trámite en el Congreso.

Explicó el Contralor General que existen intereses de algunos sectores donde persiste el interés de que la Contraloría sea pequeña y tenga capacidad de investigación y vigilancia. Además, de que no quieren ser vigilados y tienen grandes problemas con que sean gestores fiscales.

Por ello, anunció que dará pelea en el Congreso de la República, porque el país está esperando que no se pierdan los recursos de los colombianos. “Este año solamente van a ser $260 billones de pesos y en ese sentido no vamos a claudicar esta lucha”, sentenció.

“Están confundiendo guayos para jugadores con jugadores paraguayos. El control previo nunca será igual al control preventivo. No queremos coadministrar ni queremos un control vinculante en materia preventiva, pero lo que si no queremos es seguir llegando en bicicleta cuando los bandidos van a velocidad de Lamborghini. O no queremos ir por escalera, cuando los corruptos van por ascensor”, subrayó.

Finalmente, el Contralor recalcó: “Aquí no estamos pidiendo volver a un control previo, coadministrador. Queremos todo lo contrario. Queremos es que sea preventivo, que ayude, que no sea vinculante y que no coadministre”.

Fuente: Cámara de Representantes y Controlaría General de la República, Colombia