El Presidente Duque defendió la honorabilidad de los miembros de la Fuerza Pública.

El Mandatario sostuvo que la honorabilidad de la Fuerza Pública debe ser preservada y no puede ser satanizada con generalizaciones por deshonra del uniforme de algunos miembros.

El Jefe de Estado, en Pasto (Nariño) durante el Taller Construyendo País #31 que se celebró este sábado comunicó:

“Quiero resaltar que todas las Fuerzas Militares y de Policía han tenido, también, una instrucción clara de parte mía, desde el primer día del Gobierno, y es obrar siempre con la Constitución y la ley, en estricta defensa de los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario (DIH)”.

El Presidente Duque fue enfático en decir que esos casos de crímenes o de violaciones de derechos humanos son ‘manzanas podridas’.

Explicó entonces que hay que enfrentarlos con toda la determinación y  agregó que “no podemos generalizar a la Fuerza Pública, como si la Fuerza Pública de Colombia fuera una fuerza criminal, porque eso es algo que un país no puede aceptar cuando ve a sus héroes darlo todo por la ciudadanía”.

Las Fuerzas Militares y de Policía deben tener la capacidad investigativa, de la mano con la Fiscalía, para encontrar a los responsables de deshonrar el uniforme o que cometan actividades criminales.

La honorabilidad de los miembros de la Fuerza Pública debe ser preservada y no puede ser satanizada. Destacó que desde el inicio de su Gobierno impartió instrucciones claras a la Fuerza Pública sobre el respeto a la Constitución, la ley y la defensa de los derechos humanos y el Derecho Internacional Humanitario (DIH).

Reiteró la instrucción de obrar siempre con la Constitución y la ley, en estricta defensa de los derechos humanos y del Derecho Internacional Humanitario (DIH). Esto fue subrayado por el Jefe de Estado, tras referirse al homicidio del excombatiente de las Farc Dimar Torres, el 22 de abril en el municipio de Convención (Norte de Santander), y a cuya investigación están vinculados dos miembros del Ejército.

En ese sentido, puso en resalto que una vez conocido el caso, solicitó al Ministro de Defensa, Guillermo Botero que la Fuerza Pública trabaje de la mano con la Fiscalía General de la Nación para investigar y encontrar la verdad.

Con respecto a la vinculación a ese proceso, efectuada por el ente investigador, de un oficial del Ejército, quien habría incurrido en el delito de favorecimiento por encubrimiento, el Mandatario resaltó que su administración le manifestó al país cero tolerancia con cualquier violación de los derechos humanos, cualquier violación al Derecho Internacional Humanitario o cualquier crimen por parte de algún miembro de la Fuerza Pública.

Asimismo, el Mandatario advirtió que donde quiera que se cometa un acto deshonroso por parte de algún miembro de la Fuerza Pública allí estarán de la mano de la Fiscalía para que se apliquen las sanciones que corresponden.

Finalmente, el Jefe de Estado aseveró que en su condición de Comandante en Jefe de las Fuerzas Militares y de Policía ha sido claro en honrar a todos los héroes y también en señalar que “son los mismos miembros” de la Fuerza Pública quienes tienen el deber de denunciar si hay personas que están deshonrando el uniforme.

Fuente: Presidencia de la República, Colombia