La Ley de Segunda Oportunidad permite a cualquier persona que atraviese una situación financiera crítica empezar prácticamente de cero, y en estos tiempos de crisis económica causada por la pandemia de la COVID-19 representa una gran solución tanto para autónomos como para empresarios de cualquier tipo.

Las deudas que se pueden exonerar son las contraídas con acreedores de carácter privado, ya sean particulares, empresas o entidades financieras, pero también se puede exonerar una parte de las deudas públicas. Según explica Jordi Pardo, socio y abogado de Adiós a Mis Deudas Abogados, firma especializada en la Ley de Segunda Oportunidad y concurso de acreedores, “aunque en este punto hay cierta polémica porque la ley concursal no preveía que este tipo de deudas quedasen excluidas del perdón judicial, en 2019 el Tribunal Supremo dictó una sentencia según la cual una parte de la deuda pública quedaba exonerada, en concreto el 50% y los intereses y sanciones, y para el otro 50% que el deudor sí tenía que devolver, establecía un plan de pagos a 5 años”.

Para el abogado es importante tener esto en cuenta porque, aunque el texto refundido de la Ley Concursal de 2020 tampoco lo prevé, lo cierto es que los jueces siguen aplicando la sentencia del Supremo. “En el contexto actual es un punto muy importante porque son muchas las empresas que se han acogido a diferentes líneas de financiación, entre ellas las del instituto público ICO”.

Acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad también permite paralizar ejecuciones de deuda y embargos. Así, esta ley dispone que cuando se inicia el procedimiento judicial, se debe solicitar a los juzgados que han iniciado cualquier ejecución que se suspenda, es decir, que se paralicen los procedimientos judiciales que se hayan iniciado contra el deudor, o que se levanten los embargos que se hayan practicado a raíz de este procedimiento judicial.

Respecto a la coyuntura actual, el despacho prevé un incremento en el número de empresas que acuden a concurso de acreedores. Desde hace pocos meses, especialmente a partir del tercer trimestre de 2020, han aumentado los concursos entre empresas de diferentes sectores, sobre todo turismo (agencias de viajes) y restauración. De hecho, hay bancos que están refinanciando las deudas de las empresas, principalmente los préstamos ICO. “Esto indica que las entidades financieras prevén que las empresas tendrán dificultades para devolver los créditos en los próximos meses”.

Fuente: Adios a mis deudas

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.