“ Me propongo, pues, dedicar toda la capacidad del Gobierno y todas las fuerzas de la Nación a detener la sangría del paro, estimular el crecimiento y acelerar el regreso de la creación de empleo.” Con estas palabras empezaba su discurso de investidura ayer  Mariano Rajoy, futuro presidente del Gobierno, que considera esos elementos claves para la recuperación de nuestro país dondé dejo claro que tiene previsto “ gobernar desde el diálogo y la transparencia al servicio de unos objetivos compartidos.” En un tono moderado, no exento de realismo hay ido señalando los ejes de su política económica para los próximos meses. “Cuando se crea empleo, el país se estabiliza, se afirma la confianza, se reparte mejor la dignidad, los derechos se concretan, los sueños se vuelven accesibles, y cada individuo recupera la capacidad de administrar su propia vida. Cuando se crea empleo, Señorías, crece la libertad.” Los distintos grupos parlamentarios en sus respectivos turnos han tachado la intervención de Rajoy de genérica y poco concreta aunque el Consejo de Ministros del próximo 30 de diciembre dará el pistoletazo de salida a las diferentes medidas para controlar el déficit y estimular la economía.

Para el líder el del PP y futuro Presidente del Gobierno la tarea no va a ser fácil y exige un gran acuerdo para la recuperación nacional. Y aquí el Gobierno tiene la intención de redimensionar el sector público: elevar a cero a la renovación de puestos, iniciar un proceso de simplificación y reducción de los gastos de la administración, gastos de alquileres, racionalización de medios, etc. La reforma de la administración pública estará basada en un pacto por la austeridad y la eficiencia con el objetivo de controlar el déficit, con el refuerzo por ley de los controles previos y «la garantía de los gestores de que no asumirán compromisos de gasto sin presupuesto». Esta propuesta de ley que ha avanzado Rajoy deberá ser acordada con las comunidades autónomas. Y «cuando el conjunto de las administraciones están sujetas a los ajuste, las televisiones» también deberán someterse a las nuevas circunstancias, ha señalado.

Completar reestructuracion financiera

Rajoy insistió en la necesidad de completar la reestructuración del sistema financiero despejando las dudas sobre las valoraciones de determinados activos, especialmente inmobliarios.

Estas dudas «están impidiendo un acceso adecuado de las entidades financieras a los mercados y, a su vez, contaminan la credibilidad de la deuda pública», ha afirmado. Asimismo, ha indicado que para sanear los balances se requiere una valoración muy prudente de los activos menos líquidos, como solares y promociones inmobiliarias sin terminar. «Estas medidas supondrán la asunción de pérdidas latentes u ocultas en los balances, por lo que es inevitable una segunda ola de reestructuraciones, con más fusiones y más necesidades de capital», ha asegurado Rajoy.

Además, el futuro presidente del Gobierno abogó por un cambio del sistema de regulación del Banco de España, que lo agilice y tecnifique «evitando las indecisiones y bloqueos que lo han caracterizado». Rajoy prevé impulsar la culminación del proceso de reestructuración en los primeros seis meses del año, como requisito imprescindible para que vuelva a fluir el crédito.

Algunas novedades fiscales

El líder ‘popular’ anunció también novedades fiscales. Así las pymes y autónomos no tendrán que pagar el IVA hasta que se haya realizado el cobro de las facturas. También ha anunciado una ayuda fiscal al empleo 3.000 euros para la contratación del primer trabajador, otra de las promesas electorales que pretende mantener. Además, Rajoy dijo que se recuperará «la deducción fiscal en la compra de vivienda habitual».  Se enviará a la Cámara Ley de Apoyo a los Emprendedores antes de marzo

Rajoy anunció que actualizará el poder adquisitivo de las pensiones» a partir del 1 de enero 2012. Se trata del «único compromiso de aumento de gasto» que anunciará en esta jornada, tal y como él mismo ha anunciado, ya que «todas las demás partidas pueden ser revisadas».

«Nuestro objetivo es garantizar el derecho a jubilación», subrayó. Sin embargo, el líder del PP ha anunciado que suprimirá las prejubilaciones «salvo circunstancias muy excepcionales» y tratará de poner freno a la práctica abusiva de hacer de la prestación por desempleo un método de prejubilación encubierta».

Además,  apuntó que «promoveremos que la pensión sea más proporcional a la cotización realizada a lo largo de la vida laboral» y «en comunidad con las autonomías, nos proponemos mantener los servicios públicos y las atenciones a la dependencia».

Rajoy también señalo que reformará el calendario laboral para evitar los grandes puentes con el objetivo de mejorar la competitividad. Según el dirigente, lso festivos intersemanales se pasarán a lunes o viernes más cercano y se tomarán medidas para evitar el absentismo laboral así como mejorar la conciliación laboral y familiar.

Déficit de 16.500 millones

Rajoy puso especial énfasis en la necesidad de ahorrar 16.500 millones de euros para cumplir el objetivo de déficit. Basándose en los datos del anterior Ejecutivo, que indican que la cifra se eleva a 65.000 millones de euros, «cifra que puede verse superada aunque o ojalá no», el presidente electo ha señalado que es necesario ahorrar. «Este es el objetivo y este es el compromiso que hemos adoptado».

Los primeros aplausos de la Cámara han llegado a los 20 minutos de iniciarse su intervención, cuando Rajoy se ha referido a la política económica de Europa, los logros del PP en anteriores legislaturas y a la vocación europeísta de España.

Sin concretar cifras, medidas o planes de ajuste, el líder de los ‘populares’ ha señalado que el cumplimiento del objetivo de déficit –que debe situarse en el 4% a finales del 2012, el primer año de responsabilidad completa de Rajoy como presidente– marcará la tarea de su Gobierno. El líder del PP se ha limitado a lanzar una declaración de intenciones sobre los términos en los que se moverá su propuesta, que intentará que los costes de la crisis se repartan de modo equitativo.

Crecer y crear empleo

Pero la cifra que le obsesiona son los cinco millones de parados que se encontrará cuando llegue a la Moncloa. La tasa de bajo crecimiento que se prevé para el 2012 (menos del 1%), junto con la falta de crédito a las pequeñas y medianas empresas y los impagos de las administraciones, son los elementos que dibujan el marco que expone en estos momentos Rajoy en su discurso de investidura para fijar el objetivo de su gobierno de «crecer y crear empleo».

«»Hay que hacer reformas, grandes reformas, pero pensando en algo más que reducir el déficit, pensando en lo que España necesitará en 20 años», argumentó Rajoy. «No se trata de recuperar lo que España fue. Esta vieja nación deberá renovarse con una doble tarea: crear empleo, pagar nuestras deudas y mantener una sociedad civilizada», advertió

«Nuestro objetivo es poner en marcha una reforma integral del mercado de trabajo, a la altura del reto planteado por más de cinco millones de desempleados, para garantizar un marco laboral justo, seguro y flexible. Nuestro deseo es hacerlo desde el acuerdo con los agentes sociales, pero nuestra convicción es que esta reforma hay que hacerla cuanto antes.»explicó Rajoy al auditorium

Esta reforma va a realizase por via de urgencia en el primer trimestre del 2012. A juicio del futuro presidente del Gobierno habrá que centrarse en “poner el acento en la creación de puestos de trabajo, la estabilidad en el empleo y la flexibilidad en el seno de la empresa;Reformar la estructura y contenidos de la negociación colectiva, de modo que cada materia se negocie en un ámbito territorial o sectorial óptimo para asegurar la competitividad económica y la sostenibilidad del empleo así como primar la resolución extrajudicial de los conflictos, para fomentar los acuerdos entre las partes y hacer más fluidas las relaciones laborales.”

Respecto al paro juvenil dejó entrever que , «es nuestra intención poner en marcha una Mesa de Diálogo Social, para elaborar un Plan de Empleo Juvenil, de cara estudiar nuevas modalidades de contratación, entre las que cabe destacar el garantizar una bonificación del 100% a las cotizaciones de la Seguridad Social durante el primer año en el caso de la contratación de menores de 30 años que accedan a su primer empleo.

«Las decisiones se van a tomar y la mayoría es un instrumento excelente para adoptar las decisiones, pero no la garantía para que sean las adecuadas. Han de ser los españoles los protagonistas de las reformas y cada español debe adoptar como suya la tarea de la recuperación». En este ámbito, el presidente electo ha apelado al diálogo. «Esta quiero que sea la característica del nuevo Gobierno», propuso

Apoyo a las empresas

«España está mucho más internacionalizada de lo que estaba antes de entrar en el euro, por eso el apoyo a las empresas es una prioridad para este gobierno»,señaló. Aquí la política comercial se basará en instrumentos de apoyo a la innovación nuevas, ya que llevan muchos años sin renovarse. En este ámbito, Rajoy «propone integrar instrumentos fiscales» com más dedicación a sectores más maduros y potenciando mercados emergentes como Asia o Latinoamérica.

Rajoy presentará un plan renovado e integral del turismo que potencie la imagen de España con la apertura de nuevas oficinas turísticas en el exterior.

Política energética: la subida no recaerá sólo en los consumidores

El futuro presidente considera «imprescindible» la reforma del sistema eléctrico y ha anunciado una política energética basada en «frenar y reducir» los costes para acabar con el déficit de tarifa, uno de los «más complejos que hereda» el nuevo Ejecutivo. «Tendremos que aplicar una política basada en frenar y reducir los costes medios del sistema», ha afirmado. Porque «si no se emprenden reformas, el desequilibrio será insostenible y los incrementos de precios y tarifas colocarían a España en la situación de mayor desventaja en costes energéticos de todo el mundo desarrollado», afirmó Rajoy.

Las tarifas eléctricas para consumidores domésticos, afirmó, son las terceras más caras de Europa, y las quintas más elevadas para consumidores industriales. «La solución a este problema, uno de los más complejos que hereda el próximo Gobierno no puede ser simplista», señaló, antes de considerar «evidente que no se puede aplicar una subida de tarifas que recaiga íntegramente sobre los consumidores y que siga castigando la competitividad de la economía española, por las malas decisiones regulatorias».

Reforma educativa

Rajoy también tiene previsto acometer una reforma educativa donde se promoverá un bachillerato de tres años y un bilingüismo español-inglés, dijo Rajoy en su discurso de investidura en el Congreso de los Diputados. «Promoveremos un bachillerato de tres años, con el objetivo de mejorar la preparación de los futuros universitarios y elevar el nivel cultural medio de España», dijo Rajoy en la presentación de las líneas generales de su programa de Gobierno, que el próximo viernes tiene previsto celebrar su primer Consejo de Ministros.

Rajoy Medidas Discurso Investidura 19.12.11

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.