Actualmente, la capacitación continua, el dominio de las herramientas digitales y la adaptación a los cambios son los principales atributos de estos profesionales.

La crisis de 2008 desencadenó una ola de litigios, tanto empresariales como sociales, que requirieron la intervención de abogados para asesorar a individuos y empresas en situaciones legales complejas. Desde entonces, la demanda de la defensa y asesoramiento jurídico no ha dejado de crecer, más aún provocado por los cambios normativos en España y en la Unión Europea, en materia medioambiental, urbanismo, igualdad de género, protección de datos, nuevas tecnologías, entre otros…

«Han cambiado mucho las cosas en los últimos tiempos», indica Ernesto García-Trevijano Garnica, socio director de GTA Villamagna Abogados: «ya no se valora por los clientes llegar a un despacho lleno de libros físicos, eso ya no impresiona. El cliente espera que sus abogados dominen las herramientas informáticas y dispongan de los instrumentos que permitan una mayor eficiencia e inmediatez. Actualmente, no es concebible no llevar toda la información del despacho en un dispositivo móvil, con acceso a todos los archivos» .

En este sentido, uno de los principales atributos que debe tener un abogado es el de la capacidad de adaptación a las necesidades de cada cliente. El abogado no debe actuar siempre de la misma manera. Las circunstancias pueden ser distintas, el perfil de los clientes varia, de la misma manera que lo hacen sus necesidades y prioridades. «El abogado debe adaptarse al cliente y no a la inversa. Y eso exige un importante esfuerzo de formación y de conducta del abogado«, matiza Ernesto García Trevijano.

Ante este panorama, es primordial que los despachos capten y retengan el talento, debido a que estos profesionales, como ocurre en otros sectores, cambian y no necesariamente porque no estén motivados, sino por otras razones, como puede ser búsqueda de nuevas oportunidades o sencillamente porque hay gente que tiene un reloj natural que le recuerda tras periodos de tiempo, más o menos homogéneos, que hay que cambiar. Por ello, uno de los grandes retos de los despachos consiste precisamente en retener talento, y aunque la remuneración obviamente es relevante, existen otros aspectos a tener en cuenta, como son el ambiente en el trabajo, la cercanía de los profesionales y en particular de los “jefes”, la calidad del servicio que se presta a los clientes y la oportunidad de formarse adecuadamente.

«Nos encontramos en una revolución continua e imparable, de la que no te puedes apear so pena de que te quedes fuera. Considero y espero que la inteligencia artificial no desplace al abogado, sino que sea un instrumento auxiliar de trabajo más eficiente, pero que siga siendo el abogado quien diseñe la estrategia y la materialice a través de la táctica más adecuada. Pero sin duda, es posible que en unos años no nos reconozcamos a nosotros mismos», concluye el socio director de GTA Villamagna. 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.