La Sala Penal del Tribunal ha aumentado la condena impuesta al juez de familia de Sevilla Francisco Serrano por alterar el régimen de visitas de un menor para que asistiese a una procesión, sin siquiera oír a la madre, a la que correspondía tener al niño, y sin tener la competencia legal para resolver.

Por tres votos contra dos, el Alto Tribunal ha elevado a 10 años de inhabilitación especial para la función judicial la condena a Serrano, lo que implica la perdida definitiva de su condición de juez.

La sentencia del Supremo, que ha contado con un voto particular discrepante, también ha impuesto al juez una multa de 2.160 euros como responsabilidad criminal.

Este magistrado ha protagonizado, con anterioridad,  algunos conflictos por su actitud ante la Ley Integral contra la Violencia de Género, que ha calificado de injusta y a la que ha atribuido el posible “efecto perverso” de proteger “situaciones de abuso” y no a las mujeres que realmente sufren maltrato.

El magistrado criticó el “efecto perverso” de la Ley contra la Violencia de Género llegandoa  comparar  la situación de los hombres acusados de malos tratos a la mujer con la cárcel de Guantánamo. “Cuando a un hombre se le denuncia, a la cárcel y la llave, tirada”, afirmó. También aseguró que “las desigualdades y situaciones injustas llevan a más violencia donde antes no la había e incluso a hombres que se suicidan”. “Esos datos no aparecen en la foto oficial”, añadió

Como se recordará, el Supremo prolongó el pasado 15 de junio 30 días el plazo para dictar sentencia sobre la inhabilitación de dos años impuesta al juez debido a la “complejidad de la causa”.

El Alto Tribunal justificaba esa a ampliación del plazo para dictar la sentencia en la “complejidad de la causa”, después de la vista celebrada el pasado 30 de mayo y en la que la Fiscalía pidió la confirmación de la sentencia del TSJA, al entender que el juez Serrano actuó con “absoluto olvido y desprecio de la norma jurídica”.

Algunas fuentes llegaron a considerar que el hecho de que se haya ampliado el plazo para dictar la sentencia demuestra que hay debate entre los magistrados del Alto Tribunal y que la posible decisión no está clara

El juez fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) a dos años de inhabilitación por un delito de prevaricación, por haber modificado el régimen de visitas de unos padres divorciados, para que el hijo pudiera salir en una cofradía de la Madrugada en Sevilla en 2010. La sentencia, no obstante, lo absolvió de un delito de prevaricación dolosa (intencionada) pues no buscó lesionar ningún derecho “a sabiendas”.

2 Comentarios

  1. Qué vergüenza de país.Legislan desde la culpa de una misoginia endémica y aquí pagamos todos, hombres y mujeres. La foto es de fractura social: hijos que no ven a sus padres, hombres que son monstruos per se y mujeres,que sólo por el hecho de serlo, son sujetos de derechos y de ninguna obligación con la verdad o la honestidad. Por no hablar del papel de algunos abogados/as (especialmente ellas para su vergüenza) que usan género y ley en benefifio de la mentira y la deshonra. Los poderes del estado vuelven a darnos una muestra que el contrato suscrito con ellos ya no nos vincula. Enhorabuena.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.