Durante los meses de julio y agosto, el Ayuntamiento de Madrid ha ido elaborando una serie de cambios ha estado planteando diferentes medidas y cambios para el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid. El texto original, establecido en el año 1997, pasaba el mes de agosto con una serie de modificaciones que vieron la luz en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM).

PGOU MadridFue el pasado 16 de agosto cuando la Junta de Gobierno terminó de oficializar los cambios que anunciaba ya durante junio y julio. Aunque no todo está terminado. Tras la publicación esperan tres meses para la propuesta de sugerencias y la realización de consultas públicas con el fin de conseguir una primera aprobación a lo largo del presente otoño y una final de cara a mediados del siguiente año.

Lo que la institución quiere hacer es modernizar la normativa del PGOU de finales de los 90. Una que, como explican los especialistas en urbanismo VMSAbogados, lleva ya años obsoleta. Madrid, al igual que el resto de España, ha cambiado mucho en los últimos 20 años y, aunque se ha llegado a muchos acuerdos para la interpretación de este Plan, ya se acercaba el momento de reflejar la nueva realidad de la ciudad en la normativa.

Una realidad que gira en torno a varios pilares clave. Con el cambio del plan urbanístico, lo que se persigue es mejorar las condiciones mínimas de edificabilidad, contemplar nuevas corrientes como el “coliving” y apostar con fuerza por el “urbanismo green”, por la sostenibilidad.

La recuperación de las viviendas del centro: una de las grandes prioridades

Como contempla el BOCM del 16 de agosto de 2021, los planes de avance de la modificación del PGOU ya son públicos, y eso permite observar, analizar y valorar cuáles son las bases de los cambios que se están poniendo sobre la mesa.

Entre los pilares de este nuevo plan está la recuperación de las viviendas del centro de Madrid. El propio delegado del Área de Desarrollo Urbano de Madrid, Mariano Fuentes, ha afirmado que quieren reforzar esta zona de la capital para evitar que todos los inmuebles acaben teniendo fines comerciales.

Para ello, empezarán por facilitar a los promotores la posibilidad de transformar grandes viviendas, compartimentándolas en varios pisos y, además, se facilitará poder transformar locales en viviendas. Algo muy ligado a la incorporación del componente residencial en los suelos dotacionales.

Este mecanismo da pie a la formación de nuevas viviendas tuteladas, destinadas a grupos que puedan tener problemas de acceso a una vivienda y regidas por la administración pública. También refuerza las viviendas de integración social para colectivos de pocos recursos. Esta figura ya existía, pero ahora se va a reforzar, manteniendo su naturaleza de alquiler de régimen rotatorio.

El “Factor Verde” en la edificación

Todo promotor o constructora que decida usar paneles solares para sus obras, cualquier elemento que abogue por la eficiencia energética o la sostenibilidad, tendrá acceso a una serie de compensaciones. Incluso en el caso de optar por cubiertas y/o fachadas verdes se podrá disfrutar de una serie de incentivos.

Se hará a través de lo que se denomina como “Factor Verde”. Por ejemplo, si un promotor decide invertir en fachadas verdes para una nueva construcción, esto conectará con un coeficiente verde que, a su vez, implicará tener más espacio libre en la parcela y una mejor optimización del mismo.

Asimismo, la incorporación de instalaciones en pos de una mayor eficiencia energética no computarán en edificabilidad. Colocar placas solares, aumentar el grosor de los aislantes o incluso habilitar zonas para el aparcamiento o anclaje de vehículos de movilidad sostenible se compensará de esa manera, sin computar.

El “coliving” regulado

Cohousing y coliving son dos conceptos que se han acuñado en el último lustro y que reflejan la realidad de cada vez más habitantes de Madrid. El nuevo PGOU también mira muy de cerca a ambos conceptos, sobre todo en este último, regulándolo por primera vez en toda su historia.

Por su lado, el cohousing deberá cumplir una superficie mínima aún por determinar. De su mano va el coliving, que se enmarcará dentro de la categoría de vivienda colectiva. Con esto, la delegación espera poder ofrecer más herramientas a los jóvenes para acceder a una vivienda con los precios y condiciones adecuadas.

El nuevo Plan tampoco deja atrás a las viviendas turísticas, limitando sus posibilidades. Con su aprobación, este tipo de viviendas solo se podrá establecer en la planta baja o primera de un bloque residencial. El requisito imprescindible es que no tenga debajo ninguna vivienda y, por tanto, no haya molestias para los que vivan en ella.

Por el momento, estos, junto a otros que miran al uso de espacios públicos, son los primeros esbozos del nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Madrid que ha empezado a ponerse en marcha.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.