No tiene el reparo en reconocer que el origen de esta fundación viene dado por una inquietud personal “porque no todo el mundo tiene el mismo nivel de oportunidades en la vida”, reconoce Conrado Truan es uno de los socios director del bufete de abogados Diaz-Bastien & Truan y presidente de Fundación Solventia una entidad que pretende ayudar a construir el futuro a los menos favorecidos: “Solventia es la entidad a través de la que la firma de abogados canaliza su Responsabilidad Corporativa, aportando su colaboración a proyectos concretos o bajo la forma de horas pro bono. El valor que nosotros como Fundación aportamos al despacho de abogados es la posibilidad de que sus abogados colaboren en proyectos de interés social que den valor a la comunidad en la que actúa a través de sus servicios profesionales.” Desde su experiencia como letrado y humanista es perfectamente compatible que el abogado realice su trabajo diario e impulse la RSC de su despacho, si se vincula a la defensa de los derechos humanos, la protección del medio ambiente y el apoyo a los colectivos más desfavorecidos.

Conrado Truan es el fundador y presidente de la Fundación Solventia, dirigida a la formación de la infancia y la juventud y a la atención de las necesidades y carencias en el ámbito educacional. Es además uno de los socios fundadores del despacho, Diaz-Bastien & Truan. Desde la fundación de la firma y hasta el año 2007 ha ostentado la condición de socio gestor de la misma. Actualmente es Consejero Delegado y miembro del Consejo de Administración de Diaz-Bastien & Truan Abogados SLP. Ha realizado estudios de banca en la Société de Banque Suisse de Ginebra (Suiza). Es diplomado en estudios financieros y laborales por el centro de estudios tributarios y económicos de Madrid.

¿Podría explicarnos cuál ha sido el origen de la puesta en marcha de Fundación Solventia por parte de su despacho?

El origen fue una inquietud personal al ver que el entorno en que nos movemos , cada dia mas competitivo, no evoluciona al mismo ritmo que la igualdad de oportunidades. No es cierto que todo niño y todo joven tenga el mismo nivel de oportunidades en un mundo en el que para ser competitivo se exige un mayor grado de conocimientos y formación, al que solo accede aquel que tiene posibilidades económicas para complementar sus estudios, o simplemente posibilidades de manejar a lo largo de su vida como estudiante las mismas herramientas que personas con mayor poder adquisitivo. Esto elimina la posibilidad de que todo el mundo pueda acceder a un puesto de trabajo con un currículum equilibrado.

Construir un mundo más justo es un objetivo muy loable, pero ¿cómo se articula el trabajo de la entidad en el dia a dia?

Nosotros desde SOLVENTIA lo que hacemos, tal y como reza nuestro lema, es ayudar a construir el futuro. Dia a dia seleccionamos proyectos y trabajamos en ellos con la ayuda de un equipo de colaboradores, internos y externos, para focalizar huecos donde nosotros podamos estar en el desarrollo del conocimiento, en la ayuda a la persona y en la elaboración de trabajos o estudios que sirvan el dia de mañana a configurar ese mundo mas justo del que me habla. Intentamos dia a dia focalizar la problemática de los niños y de los jóvenes en el mundo de la educación y de la formación, en este mundo que cada dia va mas rápido.

En este contexto, ¿cuál es el valor que aporta a un despacho de abogados contar con su propia Fundación?

Realmente la Fundación Solventia no forma parte de la estructura del despacho Díaz-Bastien & Truan, es una entidad independiente aunque en su patronato figuren varios de sus socios. Independientemente de ello somos la entidad a través de la que la firma de abogados canaliza su Responsabilidad Corporativa, aportando su colaboración a proyectos concretos o bajo la forma de horas pro bono. El valor que nosotros como Fundación aportamos al despacho de abogados es la posibilidad de que sus abogados colaboren en proyectos de interés social que den valor a la comunidad en la que actúa a través de sus servicios profesionales.

En este universo jurídico en el que ustedes se desenvuelven, ¿es viable que un despacho de abogados desarrolle su política de Responsabilidad Social Corporativa? ¿Cuáles son los rasgos básicos de su entidad a este respecto?

Es perfectamente viable como en cualquier otra actividad económica o profesional. Es una realidad que las empresas cada vez están mas comprometidas con el desarrollo sostenible , que implica no solo contribuir al desarrollo económico sino también el respeto al medio ambiente y al desarrollo social. Este compromiso es también aplicable a los profesionales liberales, y en el caso concreto de los abogados pueden realizar una importante contribución a la sociedad colaborando, por ejemplo, en proyectos relacionados con la defensa de los derechos humanos, la generación y transmisión de conocimiento, la defensa del medio ambiente, el fortalecimiento del estado de derecho, entre otras muchas, y siempre con especial atención a los colectivos mas desfavorecidos que en general se encuentran en una situación de mayor desigualdad.

¿Cuál cree que es la clave para que un fenómeno como la Responsabilidad Social Corporativa cuaje en el mundo legal y especialmente en los bufetes de abogados?

Creo que no será difícil desde el momento que es una cultura muy arraigada en otros entornos geográficos como es el caso de los bufetes de abogados anglosajones que llevan años desarrollando políticas de Responsabilidad Social Corporativa. En España ya se están adoptando iniciativas muy interesantes en este sentido, desde el propio Consejo General de la Abogacía que tiene su propia fundación, hasta en los Colegios de Abogados, como por ejemplo en el de Madrid que recientemente ha creado un Centro de Responsabilidad Corporativa de la Abogacía. Esto augura que en los próximos años habrá un amplio desarrollo en el compromiso de los despachos con proyectos de carácter social.

Parte de la RSC se relaciona con la ética en los negocios, ¿cómo se combina este concepto de ética con el respeto al secreto profesional del cliente del abogado?

La ética es un valor que tiene que primar en toda actuación humana y por tanto no es ajena a la abogacía. La figura del abogado se desvirtúa constantemente con numerosos casos en los que la intervención del abogado va mas allá de lo que se debe ser y por tanto se cruzan las barreras de lo admisible en cualquier actuación de defensa de los intereses de un cliente, es entonces donde aparece la falta de ética como un elemento distorsionador de la verdadera esencia de la abogacía. Siempre que el abogado se mueva dentro de los parámetros de la defensa de los intereses legítimos de sus clientes el secreto profesional debe existir como elemento fundamental al servicio de esos intereses.

Siempre se habla que la profesión de abogado es dura; muchos jóvenes letrados abandonan al cuarto año de ejercicio ¿Cómo se desarrolla la política de conciliación de la vida familiar y personal de su firma?

Difícilmente, como en cualquier trabajo en que la dedicación al cliente va mas allá de la mera prestación de un servicio no personalizado. En nuestra firma tratamos e atender a las características o problemática individual de cada profesional e intentamos adaptarnos a ellas, pero no siempre lo conseguimos. Respetamos enormemente la autonomía de gestión de cada abogado para llevar los asuntos en función de calificaciones personales, lo cual lleva a que cada abogado de una determinada categoría, marcada según nuestro plan de carrera, gestiona no solo el asunto sino al cliente en todos los aspectos, con lo cual su implicación es grande y por tanto su compromiso, lo que lleva a que difícilmente se llega al equilibrio ideal entre vida familiar y personal con la profesional.

Por cierto, según datos de Scevola, la profesión de jurista es quizás de las que peor imagen tienen, ¿cómo puede cambiarse esta percepción en la sociedad?

No me choca visto desde el prisma de la sociedad actual. SCEVOLA precisamente es una asociación que impulsa la necesidad de promover los valores de la ética y solvencia profesional en el ejercicio de la abogacía, lo cual en si mismo nos demuestra que si se necesitan este tipo de necesidades es porque algo está fallando. En primer lugar habría que tratar de convencer a la sociedad que el abogado es alguien que ayuda a resolver problemas o que, en el caso de la abogacía de negocios, ayuda a ganar dinero a sus clientes.

Tradicionalmente en España esto no se percibe tan claramente como en otros países, el cliente extranjero está mucho mas acostumbrado a este concepto y por ello suele pagar mejor y con mas facilidad a sus abogados, hay que tenerlos contentos. Por el contrario el cliente español escatima mas en estos conceptos y trata de imprimir su sello de razón en los asuntos y no comprende que una cosa es tenerla y otra que te la den. Por otro lado los escándalos en los que se han visto envueltos abogados no ha ayudado mucho en dar buena imagen a la profesión, en esto pagan justos por pecadores pues volvemos a lo mismo, frente a los pocos que constantemente sobrepasan la línea roja de lo permitido existe una gran mayoría que realiza su trabajo de una manera seria y siguiendo los cánones tradicionales de la profesión.

¿Considera que la irrupción de las nuevas tecnologías ha modificado tanto la abogacía que podemos hablar de una forma nueva de ejercer el derecho?

En absoluto, las nuevas tecnologías tienen que ser un instrumento al servicio de cualquier profesión y por supuesto que la abogacía no puede mantenerse al margen. Nos debemos servir de ellas para agilizar nuestras respuestas, para simplificar nuestros sistemas de búsquedas de información y comunicaciones, para aliviar los tramites, etc. pero nunca sustituirán, como puede llegar a ser el caso de otras profesiones mas técnicas, al abogado como individuo pensante, la comunicación directa con el cliente, con el asunto, con la parte contraria o cualquier otros elemento de un asunto son fundamentales para configurar una defensa, una estrategia o un negocio. Las nuevas tecnologías lo que producen en muchos casos es una negativa carga adicional de estrés a la vida diaria que en muchas ocasiones obliga a acelerar los ritmos de los procedimientos o de los negocios, en contra de la calidad y de la salud del propio abogado.

Por último, dénos su opinión sobre cómo solucionar los problemas de nuestra justicia.

Yo lo resumiría en dos conceptos. Por un lado medios y por otro lado mas medios. Racionalización de los medios existentes, adaptación de los medios materiales y humanos a la problemática enloquecida de una realidad actual que para nada estaba ni pensada ni programada y ni tan siquiera era previsible. Flexibilización en el sistema de relevo del arcaico esquema funcionarial que invade los juzgados. Mas jueces y mas medios para que estos sean los auténticos controladores del proceso y de sus juzgados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.