Es, sin lugar a dudas, uno de los fenómenos del momento. Muchos de los jos jóvenes españoles, parientes o hijos de los lectores de nuestro periódico digital, conectan e intercambian opiniones en Tuenti, un espacio en la red, creado hace tres años y que está ahora muy próximo a los siete millones de usuarios y 25.000 millones de páginas vista al mes. Su crecimiento vertiginoso y su fortuita implicación en el caso de Marta del Castillo, obligó a la dirección de Tuenti a crear un modelo jurídico interno de acuerdo con la legalidad vigente. Natalia Martos, asumió el pasado mes de abril estas competencias como directora jurídica y de privacidad“ Crecimos tanto que tuvimos que crear un modelo legal propio, consensuado con la Agencia de Protección de datos,” comenta. A su juicio, la clave de “nuestro crecimiento se encuentra en la confianza. Se crean grupos de amigos reducidos con un nivel alto de privacidad porque no se indexan contenidos ni son localizables a través de buscadores” Desde su punto de vista, iniciativas como Google Buzz debe cuidar también a fondo el concepto de privacidad, Tuenti realiza una labor muy extensa dando charlas y conferencias de cara a explicar el buen funcionamiento de las redes sociales. A este respecto, tanto Natalia Martos, como experta en temas de privacidad, como Icaro Moyano, su director de comunicación, en cuestiones de empresa o marketing, son los portavoces de esta red social hacia la opinión pública.

Natalia Martos Díaz es abogada de empresa especializada en Nuevas Tecnologías, Propiedad Intelectual y Privacidad. Tras un año trabajando como experta legal para el Ministerio de la Presidencia, continuó su carrera profesional vinculada al Grupo Prisa, trabajando como asesora jurídica durante cuatro años en Prisacom, sociedad que gestiona los medios digitales ELPAIS.com, CADENASER.com, AS.com y LOS40.com, entre otros.

Tras esta etapa, pasó a formar parte del cuerpo de Letrados de la Secretaría General de Grupo Prisa hasta la fecha de su incorporación en Tuenti, en abril 2.009. En Tuenti desempeña el cargo de Directora Legal y de Privacidad, garantizando la completa adecuación de la plataforma Tuenti a la normativa europea y nacional aplicable. Adicionalmente, gestiona las relaciones institucionales de la compañía y da charlas y seminarios sobre privacidad y uso responsable de las TIC.

Natalia es Licenciada en Derecho por la Universidad de Granada, Máster en Derecho de las Telecomunicaciones por ICADE y Experta en Derecho de Internet y de la Propiedad Intelectual por el Instituto de Empresa. Representa a Tuenti, como miembro, en la Asociación Española de la Privacidad.”

¿Podría explicarnos cuál ha sido la participación de Tuenti en Estrasburgo, con motivo del Dia de Internet Segura que organizó el Consejo de Europa?

Ha sido un viaje interesante, donde hemos podido intercambiar conocimientos y revisar la política de acción de la Unión Europea sobre redes sociales seguras. Este fue un documento que se suscribió hace un año por la mayor parte de las redes que operan en el Viejo Continente. Se trata de saber en definitiva, el estado de salud de las redes sociales europeas y sus compromisos relacionados con la seguridad, intimidad o cuidado del menor.

Desde nuestra perspectiva se ve favorable este tipo de foros. Nuestra empresa no indexa los datos de los usuarios como hacen otras redes sociales. De esta forma nadie puede localizar a través de cualquier motor de búsqueda a ninguna de las personas que están en Tuenti. Nuestro modelo de privacidad creemos que es importante tanto por esta circunstancia como por el registro a nuestra red mediante una invitación de otro amigo, lo que eleva el nivel de privacidad de nuestra red social respecto al resto. Además hemos habilitado el grado máximo de privacidad para los menores de 18 creando un página de privacidad pública a finales del mes de diciembre pasado de cara a padres y profesores para que sepan lo que se hace en Tuenti; cómo funciona y que consejos de navegación damos para que ésta sea segura

Usted se incorporó en abril del pasado año para organizar la política legal de Tuenti, ¿podría hacernos un balance de su gestión?

En aquel momento de mi llegada a Tuenti, la empresa tenía el asesoramiento de un despacho externo. Hace un año no había la conciencia sobre lo que es la privacidad entre nosotros. No conocíamos a fondo las repercusiones que podría tener la vulneración del derecho al honor y a la intimidad. Lo primero que hicimos desde este contexto fue cambiar las condiciones de uso y la política de privacidad de Tuenti.

El paso siguiente fue adaptarnos a la legislación española de la Agencia de Protección de Datos; no solo en lo concerniente a la LOPD y Reglamento sino también en lo referido al derecho a la imagen y al honor como respecto en los temas de propiedad intelectual sobre todo por los contenidos que suben los propios usuarios.

¿Cómo se organiza la privacidad en una red social como Tuenti?

A través de nuestra página hay un sistema de reporte por el cual el propio usuario puede denunciar un comportamiento sospechoso; perfil inadecuado o foto que no ve que sea adecuada. Esa información llega a equipo de soporte configurado por 35 personas que están formadas y especializadas en protocolo de actuación. Su trabajo se centra en dar respuesta a esas consultas efectuadas. Dentro de este total que recibimos sobre las 6.000 consultas diarias hay una parte pequeña que suele tener una valoración legal. Ahí ya nuestro trabajo puede ser borrar el perfil por considerar que sea una conducta inapropiada o, en el caso de supuesto delito, ponerlo en comunicación de las autoridades pertinentes

¿Qué opinión le merece la regulación que hace el legislador del fenómeno 2.0 al que pertenece su entidad?

Creo que la legislación que tenemos es bastante adecuada a la situación que vivimos. No podemos olvidar que cubre todos aquellos aspectos que rodean a una red social. Hay que darse cuenta que la Ley Orgánica de Proteccion de Datos y su Reglamento son el pilar clave de nuestra actuación y a lo que debemos atenernos. Luego también hay que considerar importantes la LSSI y la propia Ley de Propiedad Intelectual así como el Código Penal. Con todas estas normas puedes manejarte en cualquier situación que surja.

Junto con este marco normativo citado, las redes sociales empezamos a impulsar el llamado fenómeno de la autorregulación, sobre todo en aquellos aspectos que son tan particulares y que no puede llegar ahí la norma. De ahí el encuentro de hace unos días en Estrasburgo, auspiciado por la Comisión Europea, se trata de hacer las redes sociales más seguras.

En una web 2.0 como la nuestra, el usuario es creador y autor y ese es un perfil que no podemos olvidar. No contemplamos la cesión de derechos que se pueda ver en el formato habitual de web normal. En estos casos, el contenido es del propio usuario y así trabajamos para que se mantenga.

¿Cómo se salvaguardan los derechos de honor e intimidad?

Somos muy escrupulosos con la legislación vigente; tanto la ley organica de 1981 sobre el honor e imagen como así por los protocolos o actuaciones que activamos en estos temas. La idea final es que los usuarios se comporten de una forma responsable, de ahí la actuación como ya le comentaba con anterioridad de nuestro equipo de soporte. En definitiva, lo que buscamos es que el usuario se comporte de la misma forma que lo haría en su grupo de amigos o en su entorno más cercano. Por este motivo organizamos bastantes reuniones en colegios; institutos de cara a explicarles a los padres qué es la red y cómo funciona una red social como Tuenti

Nosotros limitamos el acceso a los catorce años. Bueno, hemos considerado 14 porque era una edad que aparecía en el Código Civil como edad de contratación. Aparece también en el Reglamento de Protección de Datos como edad mínima para poder prestar datos y hemos considerado que es un criterio de madurez. Consideramos que por debajo de 14 años no se puede porque no tienes suficiente discernimiento como para entrar en una Red Social. Entonces, en ese sentido, a partir de los 14 años yo creo que la regla básica es la educación. La educación por parte del padre, por parte del niño, el uso responsable de su imagen y de la imagen de los demás y es la única manera que podemos concienciar al chaval para que utilice la Red de una forma segura.

Habla de la Ley de Protección de datos española, una legislación que cumple ahora diez años de vida.

Es evidente que ha marcado un antes y un después desde su implantación. Para algunos expertos en estos temas es quizás una de las implantaciones de la directiva europea más dura y restrictiva. Quizás se la pueda tachar de proteccionistas pero en el momento que se creó era necesario ese talante. Pese a ello es asumible que pueda cumplirse. Otra cosa es el Reglamento que la desarrolla sobre todo en lo referente a algunos artículos, como el 13, donde se pide a la persona que verifica el tratamiento de los datos que verifique la edad de los jóvenes

De todas formas, la propia Agencia Española de Protección de Datos aborda ahora el fenómeno de las redes sociales que para ellos es algo bastante nuevo. Tenemos muy buena relación con ellos; no podemos olvidar que hemos ido de la mano de ellos respecto al crecimiento de Tuenti y su adecuación al marco normativo concreto. Por ponerle un ejemplo el protocolo de borrado de menores de catorce años es pionero en el mundo entero y fue consensuado con la AEPD. Nuestra empresa cumple con satisfacción la legislación española y hay consultas habituales entre ambas entidades.

En el caso de Tuenti, concretamente, es difícil porque el 98 % de los usuarios tienen nombres y apellidos reales. Es una plataforma en la que el usuario va “de frente”. Es muy fácil localizar no solamente por “nombre” y “apellido”, sino porque también va detrás una “IP”. Entonces, yo siempre digo que lo que ocurre en la Red no queda impune. La gente no se puede amparar detrás de un ordenador para hacer fechorías, para hacer insultos, amenazas… porque están perseguidos. Entonces, mi mensaje en ese sentido, es que la gente denuncie, en este caso a nosotros con las “herramientas de reporte”, tanto de perfil como de comentario como de foto, porque hay un equipo detrás que tiene comunicación con la Policía así que funciona el sistema de reporte.

¿Cómo se desarrolla el concepto de privacidad en una red social?

Como todas las cuestiones que se ponen en marcha requiere su tiempo. Tenemos ya un buen desarrollo legislativo; ahora lo que hace falta es que las propias redes sociales trabajemos la autorregulación y los códigos de conducta. Pero creo que todos los implicados en el mundo de las redes sociales estamos haciendo un ejercicio de responsabilidad. Se trata al final de ser también responsables en red.

La clave legal para que una red funcione está en la seguridad. La seguridad se consigue con un cumplimiento estricto de la normativa vigente. La normativa es la adecuada y es lo que va a generar que esas personas se encuentren seguras en la propia red. También es importante contar luego con un equipo humano adecuado que dé respuesta a la plataforma en las incidencias que vayan surjiendo. Lo más importante es que todos los competidores se sometan a la misma legislación. Por ello, el problema no es tanto de legislación como de sometimiento a la misma.

Por su parte, la Comisión Europea ya ha anunciado que está preparando una actualización de la normativa de Protección de Datos, que data de 1995 y en palabras de Vivianne Reding, la Comisiaria de Justicia, “se ha quedado obsoleta” por el extenso que se hace hoy en día de las redes sociales

Sin embargo, hay casos como el de Facebook que no acaban de aceptar la legislación española.

Creo que es un agravio comparativo importante. No debería ser excluyente que estén domiciliados en Palo Alto, California para cumplir la legislación que nosotros acatamos. Es una desventaja competitiva muy importante a tener en cuenta. La propia Directiva Europea sobre redes sociales avala nuestro comentario y señala ese sometimiento de cualquier red social a la normativa europea del país donde opere esa determinada red social. Solo por el hecho de estar registrada como sociedad en el Registro Mercantil se nos obliga a acatar la normativa española.

En su tarjeta de visita aparece, junto con el puesto de Directora Jurídica, el de privacidad, ¿es un nuevo nicho de mercado para los abogados?

Estamos ante un nuevo perfil profesional propiciado en parte por las redes sociales. La palabra privacidad en una sociedad tan interconectada como la nuestra tiene un peso específico importante. Engloba al derecho a la protección de datos y a la intimidad. Por todo ello, no es de extrañar que los grandes bufetes empiecen a formar a sus letrados en estos temas. Habrá que ver donde se forman estos profesionales de nuevo cuño. El problema estará en su formación, tras una carrera generalista como la que es derecho, elegir un posgrado relacionado con la tecnología

¿Cómo se contempla el fenómeno de las redes sociales en los próximos cinco años?

Seguro que habrá más novedades. Las redes sociales han irrumpido en nuestra vida para quedarse y ofrecernos más valor añadido. Las empresas mejorarán sus plataformas y las funcionalidades de éstas, de cara a satisfacer las necesidades de sus usuarios. En principio parecía que iba a ser un fenómeno puntual de cierta moda, pero ya vemos como está arraigando. En los últimos cuatro años ha desplazado bastante la labor que hacían de forma parecida los sms y mms o la propia telefonía móvil. Es evidente que su carácter gratuito forma parte de su eclosión. Hay por otro lado, muchas redes sociales que tienen también una vertiente profesional ayudando en estos momentos de crisis en los que vivimos al sujeto que no tiene trabajo a activar su red de contactos

Por último, ¿Cómo se ve desde una red social el problema de la justicia y su lentitud?

Lo vemos con preocupación, aunque nuestro contacto con el poder judicial sea escaso. A día de hoy nunca hemos sido convocados a un proceso judicial. Regularmente podemos tener varios mandamientos judiciales diarios para recabar más información sobre ciertos temas. Si detectamos en estos escritos algunas inconcreciones o falta de conocimiento del mundo tecnológico. La verdad que esa falta de cultura informática o tecnológica en los distintos operadores jurídicos y policiales si es preocupante. Normalmente en esos mandamientos respecto al proceso, hay demasiada burocracia y no basta con un pantallazo para presentar tus pruebas. La justicia debe modernizarse al mismo nivel que la tecnología. El juez solicita información sobre un perfil determinado o unas fotos que se han colgado, todo ello emanado de la denuncia de un particular.

1 Comentario

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.