JuicioEl Consejo General de la Abogacía Española (CGAE) ha avalado que un mismo abogado pueda defender a dos imputados en una misma causa. Lo ha hecho a través de un informe aprobado por la Comisión Permanente de la institución y escrito después de que la juez Mercedes Alaya, que investiga el caso de los expedientes de regulación de empleo irregulares, no permitiera inicialmente a varios abogados asumir la defensa de dos cargos de la Junta de Andalucía al mismo tiempo. El documento, conocido esta semana y al que ha tenido acceso Diario Jurídico, puede visualizarse íntegramente al pie de esta noticia.

El consejero del CGAE, Nielson Sánchez Stewart, concluye que la relación cliente-abogado es “invulnerable y resistente a cualquier intervención de un tercero”. Añade que “el justiciable es libre para designar alaAbogado de su elección y éste es libre para aceptar o rechazar esa designación debiendo tener muy en cuenta la grave responsabilidad que asume en caso de defender intereses contradictorios y, por ello, cualquier decisión judicial que pretendiese, so pretexto de prevenir un eventual conflicto de intereses carecería del más mínimo apoyo legal, indispensable para la adopción de una medida de tal naturaleza”.

El Consejo General recuerda que el artículo 24 de la Constitución Española consagra el derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, prohíbe la indefensión y reafirma la defensa y la asistencia de letrado, también como derecho que asiste a toda persona. Por ello razona que “sobre la base de esta disposición podría el Juez interpretar que, siendo el responsable de tutelar el derecho legítimo de obtener la asistencia y defensa letrada, está dentro de sus facultades el vetar que un determinado abogado asuma el patrocinio de uno de los imputados en una causa por una posible y eventual incompatibilidad entre los intereses del cliente que ya defiende y los del nuevo por el cual actuaría también”. Sin embargo, explica que esta interpretación “entra en flagrante contradicción contra el derecho a la libertad de defensa que establecen de manera contundente las normas que regulan el ejercicio profesional de la Abogacía en cualquier país civilizado”.

Además, asegura que “nada hay más sagrado que la relación entre el abogado y su cliente. Nadie, ni el Rey, decía Shakespeare, ni el Juez, ni la autoridad, ni el Decano del Colegio de Abogados ni mucho menos la parte contraria ni su abogado pueden interferir en ella. La relación cliente-Abogado es muy delicada como todas las que se basan fundamentalmente en la confianza”.

Informe CGAE

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.