Luis RomeroEl Ministerio de Justicia ha concedido un indulto parcial a un ciudadano británico (S.G) condenado a tres años de prisión por la Audiencia Provincial de Palma por un delito de tráfico de drogas, que finalmente quedará en libertad al reducirse la pena a dos años de prisión y no tener antecedentes penales.

Según expone la sentencia, a la que ha tenido acceso Diario Jurídico, el indultado fue interceptado en Julio de 2008 en la discoteca Pachá de Ibiza, llevando 23 comprimidos de MDMA, de 5,47 gramos en total y 238 euros de valor de mercado. Después fue detenido por posesión de estupefacientes.

A lo largo del juicio, S.G. explicó que había venido de vacaciones a Ibiza con siete amigos y que compró las pastillas “en nombre de todo el grupo” antes de entrar en la discoteca. Añadió que pensaban repartirse las pastillas en el interior del recinto y que eran el consumo previsto para dos días. También expresó que no consumía drogas antes de llegar a Ibiza y que para todos sus amigos el viaje a la isla era también su primera experiencia con los estupefacientes, destacando que se decidieron a probar porque les sorprendió “la permisividad en el consumo” que detectaron.

Fue precisamente la “inexistencia de antecedentes penales” y su “conducta personal” lo que motivó al Ministerio a concederle el indulto parcial, según han informado fuentes del despacho Luis Romero y Asociados, responsables de la defensa del acusado. “Sus logros académicos, expediente brillante y el hecho de haber colaborado con ONGs fueron las causas de la concesión del indulto”, precisan en declaraciones a Diario Jurídico.

Carolina González de la Fuente, abogada encargada del caso, decidió solicitar el indulto tras la desestimación del recurso de casación ante el Tribunal Supremo. “Se trata de un éxito del bufete ya que la concesión del indulto es difícil al otorgarse sólo unos 400 al año en toda España en base a la Ley de la Gracia de Indulto de 1870, habiendo logrado nuestra firma la concesión de varios indultos más en los últimos años”, indican representantes de la firma. También destacan que fueron recomendados por la firma de abogados londinense Walter Jennings & Son, “la cual puso toda su confianza en nosotros”.

Autoconsumo en grupo

Paradójicamente, el hecho de no ser una persona drogodependiente fue una de las razones principales por las que la Audiencia Provincial condenó al ciudadano y no aplicó la doctrina que amplía la falta de punición de la tenencia para autoconsumo individual a algunos otros de autoconsumo en grupo.

Así, el juez que dictó sentencia destaca que las STS 1081/2099 de 11 de noviembre, 3 de abril y 21 de diciembre han exigido aquilatar los casos de atipicidad ante la proliferación de estos casos, de modo que se exige que concurran una serie de circunstancias como que los consumidores que se agrupan sean adictos “ya que si así no fuera, el grave riesgo de impulsarles al consumo o habituación no podría soslayar la aplicación del artículo 368 del Código Penal ante un acto tan patente de promoción o favorecimiento”.

En este caso, el juez expone que “los amigos del acusado no eran siquiera consumidores de fin de semana; eran personas ajenas al mundo de la droga que, precisamente, aprovechando que estaban en Ibiza se iniciaban en el consumo de pastillas”. Y añade: “En este marco, la conducta de aceptando recaudar el dinero, contactar con una persona que le vendiese los comprimidos y repartirlos entre sus amigos primerizos en el consumo ataca muy clara y gravemente el bien jurídico protegido por el delito porque genera el máximo riesgo que pretende conjurar la norma: impulsar al consumo o a la dependencia a personas ajenas a los estupefacientes”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.