Eduard SagarraPor Eduard Sagarra Trias, profesor de Derecho Internacional en ESADE y socio de Roca Junyent

La corrupción, hoy en España, no es una enfermedad ni una epidemia, sino algo mucho más grave, ¡es una pandemia que contagia a los más vacunados! Como sucede con las enfermedades, los desastres naturales y las mafias, la corrupción no tiene fronteras políticas ni geográficas.

Si establecemos una calificación o gradación de la corrupción, por su gravedad (autor, institución, cargo o importe) jerarquizaremos que existe una gran corrupción, seguida de la mediana y, finalmente, de la más pequeña. Cada uno hará la elección y la calificará como quiera. Lo cierto es que se descubren acciones, situaciones y personajes corruptos cada día o, mejor dicho, son presuntamente descubiertas por la prensa, la televisión o las redes sociales.

A menudo las sospechas o las denuncias provienen de la delación y la envidia de un antiguo colaborador necesario, cómplice o persona menospreciada por el corrupto.

Lo que sería normal en una democracia es que deberían ser los Tribunales, la policía o la propia Administración quien deberían descubrir a estos corruptos y castigarlos, por el bien social, ¡caiga quien caiga!

Ahora bien, todos toleramos lo que yo denomino «corrupción tolerable, amiguismo o fraude venial» que muchos voluntaria o involuntariamente practicamos o intentamos hacer, diariamente, para favorecer nuestros intereses o los de nuestros amigos, familiares o clientes. Esta conducta o fraude, en general, la consideramos no punible ni casi criticable.

Creo que el mejor antídoto contra todo tipo de corrupción, sea del grado que sea y lo practique quien lo practique, es una Administración pública y unos gobiernos (estatal, autonómico, periférico o local) que eviten estas tentaciones mediante una actuación legal, eficiente, eficaz, transparente, ágil y que resuelva los problemas reales de la gente, de toda la gente; no sólo de unos cuantos.

Los partidos políticos que son los que nutren a estos gobiernos, no deben escaparse tampoco de esta claridad y pulcritud de actuación y financiación, ya que sus representantes son los que gestionan el bien común de todos y para todos.

Un estado de derecho ha de utilizar todos los recursos a su alcance para evitar que la corrupción se entienda como un hecho tan cotidiano que parezca normal y evidente, incluso ha de eliminarse por todos, la «corrupción tolerable».

Sólo por esta vía podremos evitar la tentación del «¡yo no soy corrupto… pero si pudiera o depende de lo que gane!» Parece que, hoy, es un riesgo al que todos estamos expuestos. La ciudadanía y la ética social, en el sentido más amplio, nos lo exigen.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.