La corrupción y la defensa de la unidad de España han centrado los discursos del presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Lesmes, y el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, hoy en el acto de apertura del Año Judicial presidido por el Rey Felipe VI en la sede del Tribunal Supremo y que ha contado con la flor y nata del mundo judicial. Cada uno en su estilo, ambos han expresado su preocupación por la lacra de corrupción, que daña fuertemente la imagen de España, al tiempo que han apelado a la Unidad de España.

Apertura año judicial CGPJ
El Rey Felipe VI durante su recepción por el presidente del Tribunal Supremo y la Sala de Gobierno

Carlos Lesmes ha expresado el compromiso de los jueces y magistrados españoles para agilizar la tramitación y resolución de las causas por delitos de corrupción, tras señalar que la dilatación en el tiempo de este tipo de procedimientos “genera desaliento en la sociedad”. el Poder Judicial y sus órganos de gobierno “se implicarán activamente” en la lucha contra la corrupción, que ha calificado de “lacra social” y de la que ha dicho que “está minando la credibilidad de las instituciones” y “socava la democracia”.

“Los jueces españoles, con el amparo y refuerzo de nuestros órganos de gobierno, y en el ámbito de nuestras responsabilidades, nos comprometemos a hacer todo lo posible para revertir esta situación, agilizando la tramitación y resolución de las causas en materia de corrupción”, ha señalado.

Por su parte, el fiscal general del Estado ha asegurado hoy en la apertura del Año Judicial que “el frente judicial contra la corrupción empieza a rendir frutos”, pero ha reclamado más medios para combatirla ya que la respuesta de la justicia es “en exceso lenta y a veces desigual”.

Por ello, la lucha contra la corrupción, ha dicho Torres-Dulce, exige “profundas reformas” en la Administración pública y en el sistema de control de los fondos públicos y del sistema financiero.

En su discurso, Torres-Dulce ha destacado que la corrupción pública “daña seriamente la imagen en la función pública y su erario”, pero la corrupción política “mina la credibilidad del sistema democrático”.

También se ha referido a la corrupción privada, que en el terreno financiero “compromete gravemente la estabilidad económica y la distribución de la riqueza y provoca crisis con repercusiones sociales que amplían desigualdades intolerables”, ha señalado

“Si el sistema judicial”, ha dicho el Fiscal General, “no es capaz en organización, medios y procedimientos de ofrecer respuestas ágiles a estas demandas, toda la armazón de la confianza de la ciudadanía en el Estado de Derecho padecerá seriamente”.

Y es que la respuesta de la justicia penal a la corrupción, ha añadido, es “en exceso lenta y a veces desigual”, razón por la que hay que demandar “los medios que cambien ese rumbo, así como modificar aquellos hábitos procesales y organizativos propios que lastran” la eficiencia judicial.

No obstante, “el frente judicial contra la corrupción empieza a rendir frutos, de lo que es buena muestra el porcentaje de condenas logradas”, ha afirmado.

Unidad de España

El fiscal general del Estado ha afirmado hoy que todos los españoles tienen cabida en la Constitución, que ampara la convivencia política y “nunca la dificulta”. En sus palabras ante el Rey Felipe VI, y sin aludir al proceso soberanista catalán, Torres-Dulce ha afirmado que en España “todas las ideas, todas las personas, tiene cabida”. “Es la Constitución la que ampara, nunca la que dificulta la convivencia pacífica entre los españoles” y “el debate entre cualquiera de sus ideas”, ha subrayado.

Más comedido, Carlos Lesmes, en clara alusión a Catalunya, y ha abogado también por la defensa de la unidad de España. “Sólo desde la observancia del Derecho y mediante el correcto funcionamiento de las instituciones encargadas de preservar sus mandatos, en la unidad pero con respeto a la diversidad, será posible la convivencia pacífica y la prosperidad de los españoles”, ha señalado.

Relevo en la Corona

El fiscal general del Estado ha destacado, ante el Rey Felipe VI, que el relevo en la Corona consolida la Monarquía parlamentaria como forma política del Estado “cargada de futuro” y que “fortalece la unidad” de España.

Torres-Dulce ha querido expresar su “voto de lealtad a la Corona de España y a su Constitución” y ha destacado que el Rey ha asumido la “grave pero ilusionante” responsabilidad de desempeñar la “suprema magistratura de la nación”, en cuyo nombre se administra la Justicia. “El relevo en la Corona, consumado con ejemplar normalidad institucional, nos reafirma en la idea de que la Monarquía parlamentaria es una forma política de Estado inspiradora y cargada de futuro, que fortalece la unidad de la nación, expresión de la soberanía del pueblo español”, ha señalado.

Balance de 2013

Carlos Lesmes ha hecho una breve reseña de la Memoria Judicial correspondiente a 2013. Ha señalado que los magistrados españoles dictaron 1.571.391 sentencias y resolvieron casi 9 millones de asuntos frente a los 8.600.000 ingresados.

El presidente del órgano de gobierno de los jueces ha manifestado que estos datos ponen de manifiesto la laboriosidad de los Juzgados y Tribunales españoles y ha destacado al Tribunal Supremo, cuyos tiempos de respuesta -15 meses en la Sala de lo Contencioso-Administrativo y apenas seis meses en la Sala de lo Penal- “se encuentran en la vanguardia de los Tribunales de Casación europeos”.

Lesmes ha agradecido la “relevante colaboración” del Ministerio de Justicia en la consecución del objetivo de disminuir el número de asuntos pendientes en el Tribunal Supremo, traducida en la formalización de sucesivos planes de actualización, y ha dicho que ese apoyo “debería prolongarse de forma estable” para evitar volver “a lacerantes retrasos”.

En su repaso a la Memoria de la Fiscalía, Torres Dulce ha constatado un “descenso generalizado” en el volumen de actividad de los juzgados de lo contencioso-administrativo y ha afirmado que una de sus causas radica en las nuevas tasas judiciales.

Por ejemplo, las multas de tráfico o las sanciones por infringir el horario de cierre de los locales eran antes recurridas “automáticamente” y ahora no lo son por el efecto “disuasorio” de estos tributos.

Sin embargo, la Fiscalía de Sevilla advierte de que el incremento del coste de la tasa parece estar generando un “efecto restrictivo desigual” en el acceso a los tribunales que afecta más a particulares que a las personas jurídicas.

Protesta en la puerta

La ceremonia de apertura judicial ha estado presidida por el rey Felipe VI, ataviado con toga, el Toisón de Oro y la Gran Cruz de la Justicia. Además de Torres-Dulce y Lesmes, el acto ha contado con la presencia de toda la cúpula judicial con el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón en primer plano. Además han acudido algunos políticos como el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, o la alcaldesa de la capital, Ana Botella.

La apertura judicial no ha estado exenta de polémica. Mientras tenía lugar el acto de apertura, algo menos de un centenar de funcionarios de Justicia se ha concentrado a las puertas del alto tribunal en protesta por la cesión del Registro Civil a los registradores mercantiles, el “deterioro” de la Justicia y la reforma del mapa judicial y han reclamado la dimisión de Gallardón.