La pervivencia del pro bono está en las facultades de Derecho y en que los despachos sepan incentivar esa práctica de forma habitual, al estilo de los despachos anglosajones, son algunas de las conclusiones de la mesa redonda que ha abordado el pro bono en España en este  Congreso europeo Pilnet que concluye. Esta sesión fue moderada por Constanza Vergara, Directora Corporativa de Pérez-Llorca y en la que han participado las letradas Carmen Pombo directora general de la Fundación Fernando Pombo, Isabel Dutilh, socio directora de Dutihl abogados y Maria Emilia Larrégola de Fundación Lealtad junto con Luis Ureña, auditor interno de Cáritas, generaron un debate intenso donde el propio Ureña lanzo a los asistentes el concepto de litigios estratégicos “,pleitos que generan jurisprudencia y que pueden ayudar a resolver cuestiones sociales graves como desahucios o inmigraciones

Fotos de  Alda&Rojo

Masiva asistencia a este encuentro europeo  organizado en la capital de España donde a primera hora, Alberto Ruiz-Gallardón, Ministro de Justicia y Antonio Hernández-Gil, decano del ICAM, ejercían de anfitriones a más de 340 congresistas procedentes de 35 países. En el ánimo de todos como dijo el propio decano «hay que buscar la fórmula de trabajar más organizada entre despachos, universidades y entidades sin ánimo de lucro, porque el derecho es una importante herramienta de cambio social en la actualidad». Además de intensas jornadas de trabajo, despachos y asociaciones tienen el lugar ideal para conocerse mejor y definir de forma más clara su forma de colaboración en el plano jurídico.

En los debates máxima actividad. En esta oportunidad no hubo ponencias sino que Vergara de forma hábil y contínua fue lanzando preguntas a los ponentes que fueron respondiendo a las mismas. Sobre la perdurabilidad del pro bono en nuestro país, Carmen Pombo considera que hay que seguir la estela de los despachos anglosajones y crear áreas, al igual que cualquier práctica del derecho, con responsables concretos. Por su parte, Isabel Dutilh, subrayó que es importante que se incentiven estas prácticas y que no vengan impuestas por los socios del despacho. Ambas juristas no acaban de ver claro lo de comunicar estas acciones de forma externa a los medios informativos aunque si se decantaron por la  difusión interna de estos hitos. “El pro bono ayuda a mejorar los lazos entre los letrados de un despacho”, comentó Dutilh

Aun así parece evidente que se ha avanzando mucho en estas prácticas en los despachos de abogados y que las relaciones de los bufetes con esas organizaciones son más fluidas y constantes en el tiempo. “Hay que diferenciar dos prácticas pro bono, explicó Pombo, la que se hace de forma institucional a esa asociación, de la que se impulsa a aquellos colectivos beneficiarios de la actividad de esa entidad”. Ambas juristas, como ya lo hiciera el propio Ministro Gallardón en el acto de clausura dejaron claro que pro bono y turno de oficio son dos realidades diferentes. “Tambien la profesionalización debe venir por el impulso que debe hacerses desde las propias universidades”, comentaron los ponentes. Y supimos por boca del decano de derecho de la Universidad Autonóma, Fernando Espinosa, que esta entidad empezará en breve a trabajar en esta práctica.

Abogacía, su perfil

Isabel Dutilh comentó que uno de los escollos a la hora de profesionalizarse el pro bono tiene que ver con la estructura de los propios despachos de abogados. “Hablamos de firmas muy pequeñas, cada vez más concentradas, con excesivo trabajo, de ahí que esas acciones con ons y asociaciones sean muy esporádicas”; indicó Y apuntó un dato el rejuvenecimiento de la profesión de abogado, lo que hace que muchas mujeres abogados dediquen parte de su tiempo al pro bono “Es fundamental el apoyo de los Colegios, como el ICAM para que los despachos se abran al pro bono, siempre con iniciativas que de alguna forma tenga que ver con lo que hacen habitualmente”:

En el otro lado, en el de las organizaciones, Luis Ureña, auditor interno de Cáritas desde hace más de veinte años, explicó al numeroso auditorio que llenaba esta sala la forma de trabajar de su entidad en este terreno, formada por 64.000 voluntarios y 3.500 profesionales . “Realmente tenemos que habla de capital social en relación a las actividades que realizamos en este sentido, vertebrado desde nuestro Observatorio de Accion Social, comentó Ureña. E incidió en que cada vez más hay más contacto con la abogacía “sobre todo en aquellos temas relacionados con protección de datos, fiscalidad, energía porque la pobreza cada vez es más crónica. “. Y lanzo a los otros ponentes el concepto de litigio estratégico, “contar con el apoyo de los abogados para lograr jurisprudencia en temas claves para nuestra sociedad, como desahucios, apoyo a inmigrantes sin papeles, etc”, cuestión que sorprendió mucho a los ponentes juristas

Desde Cáritas la preocupación no es tanto el caso puntual como la causa que se quiere defender con estas acciones coordinadas con los despachos de abogados. “Sería bueno poder diseñar un clearing house a medida, entendido como forma de actuación regular entre su asociación y los juristas,  que respaldase a un grupo de abogados que nos ayudara en ciertos temas para resolver cuestiones de interés que atañen a todos”. Y recordó que una sociedad que no defiende a los débiles deja de ser sociedad a medio plazo. Fue la intervención mas aplaudida de todas y la que luego en los pasillos del Pilnet se ha comentado de forma notable.

Por su parte Maria Eugenia Larrégola de Fundación Lealtad, entidad que audita el trabajo y el buen gobierno de las asociaciones sin ánimo de lucro de nuestro país, dio datos importante sobre el escenario actual. El presupuesto de estas entidades es pequeño, de hecho 1 de cada tres lo tiene por debajo de 1 millón de euros y solo un 50% reconoce que ha puesto en marcha acciones pro bono, “el otro restante aún desconoce lo que significa esta actividad”. Pese a ese contexto reveló que la propia Asociación Española de Fundaciones que agrupa a más de 1.000 socios revela que 1 de cada dos socios pide consultas jurídicas de forma habitual.

Desde su punto de vista el nuevo escenario dibujado por la crisis económica va a influir de forma notable en estas organizaciones. “Es posible que haya un reagrupamiento; que otras desaparezcan o incluso que asistamos a diferentes ERES, como pasa en cualquier empresa, en la actualidad,”comentó. Sin embargo la necesidad de asesoramiento jurídico está ahí, tanto a nivel de estructura de gobierno como de cara a nuevas normativas que se aprobarán en breve como la Ley del Mecenazgo o la llamada Ley del Tercer Sector, ahora elaborándose. “Tendrá que institucionalizarse mejor el pro bono porque realmente se detecta que la relación entre asociaciones y abogados puede ser fructífera”, indicó

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.