Pedro Sánchez ha anunciado recientemente que el Consejo de Ministros aprobará  próximamente, tras casi tres años desde que comenzaran los primeros trabajos para su regulación,   el anteproyecto de la Ley de fomento de ecosistema de startups. Con esta medida se pretende dar respuesta a esta nueva realidad empresarial que desde hace años se viene reclamando desde el sector.

startups-diario-juridico
Imagen: Brenda de León, abogada en LABE Abogados

Hasta ahora, los emprendedores se han venido encontrando con numerosas dificultades no solo para poner en funcionamiento el startup, sino también a la hora de obtener financiación. Estas trabas se ejemplifican, entre otras cuestiones, en que deben hacer frente a una gran cantidad de trámites burocráticos para poner en marcha el proyecto empresarial: visitas a Notaría, apertura de cuenta bancaria, inscripción en el Registro Mercantil… demorándose así la constitución de la empresa varias semanas.

Por otro lado, se encuentran con el problema de la dispersión legislativa tanto en materia mercantil como tributaria, debiendo atender a lo dispuesto en multitud de normas jurídicas como son la Ley 11/2013, de 26 de julio, de medidas de apoyo al emprendedor y de estímulo  del  crecimiento  y  de  la  creación  de  empleo,  la  Ley  14/2013,  de  27  de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, o la Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresaria.

Esta situación impide una rápida puesta en funcionamiento de una startup, encontrándose España en una clara desventaja competitiva respecto a otros países del entorno de la Unión Europea en los que este trámite puede realizarse en tan solo unas horas.

Mediante esta nueva norma, se pretende adaptar los requerimientos legales a las peculiaridades que presentan este tipo de proyectos, configurándose como empresas de reciente creación, normalmente fundada por emprendedores, con una base tecnológica, innovadora y con una elevada capacidad de crecimiento rápido.

El objetivo principal de la Ley, tal como establece la consulta pública previa  a  la  elaboración  del  texto  del  anteproyecto  de Ley realizada por el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital en el año 2018, es implantar las medidas necesarias para el impulso del sector a nivel nacional y convertir así a España en “Nación Emprendedora” a  la  vanguardia  europea  del emprendimiento,  la  generación  de  empleo  y  el  crecimiento  económico,  así  como  del fomento del desarrollo sostenible.

Además,  se propone eliminar las barreras actuales para la creación y desarrollo de las startups, apoyando el emprendimiento en nuestro país mediante el refuerzo del sistema de financiación, permitiendo beneficiarse de las ayudas de innovación tecnológica y lograr así un desarrollo económico más competitivo. 

Entre otras cuestiones, la norma recoge los requisitos de solvencia técnica y económica que deberán cumplir los agentes inversores privados o business angels, así como las medidas concretas para el apoyo e impulso a la creación y actividad de los startups. Con ello, se pretende dar una respuesta adaptada a las características concretas de los startups, donde destaca el emprendimiento de base tecnológica, permitiendo así la flexibilidad legal que requiere el dinamismo de este ecosistema innovador.

De esta forma, se fomentaría además la creación de empleo, reforzando unos puestos de trabajo de calidad para lograr así una mayor productividad, dando lugar a un país más competitivo a la vez que igualitario. En definitiva, se pretende colocar a España como un referente en el emprendimiento tecnológico a nivel europeo y mundial.

Esta medida se enmarca en la Estrategia para una Nación Emprendedora (ENE), una estrategia que incluye 50 medidas y entre las que se encuentra la regulación de la Ley de fomento del ecosistema de las empresas emergentes. La cuestión ahora es si este cuerpo normativo será capaz de dar una respuesta eficaz a esta demanda histórica en España. Para ello tendremos que esperar a su entrada en vigor y con el tiempo veremos si será necesario reajustarla o no.


Autora: Brenda de León, abogada en LABE Abogados

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.