La OEA compartió un comunicado dirigido a expresar su preocupación por la situación de crisis institucional y política que está invadiendo Latinoamérica.

 

Tal es así, que desde la Secretaría General de la OEA, el 16 de octubre exhibieron un comunicado explicando que las actuales corrientes de desestabilización de los sistemas políticos del continente tienen su origen en la estrategia de las dictaduras bolivariana y cubana, que buscan nuevamente reposicionarse. Todo ello, con anterioridad a los nuevos conflictos situados en Chile y Bolivia.

Apunta el organismo internacional que el reposicionamiento no pretende efectivizarse a través de un proceso de reinstitucionalización y redemocratización, sino mediante su antigua metodología de exportar polarización y financiar, apoyar y promover conflicto político y social.

Diosdado Cabello, el número dos del régimen de Nicolás Maduro, cuando se refiere a la cadena de disturbios y protestas que desde hace semanas registra América Latina, ha manifestado estar satisfecho por la brisa bolivariana que recorre la región, que pronto se convertirá en un huracán.”

“Lo que está pasando en Perú, Chile, Ecuador, Argentina, Honduras es apenas la brisita, y viene un huracán bolivariano. Nosotros no estamos aislados en el mundo, por el contrario Venezuela cada día está más consolidada”, supo afirmar Cabello.

Explica la OEA que las “brisas bolivarianas”, a las que ha hecho referencia el presidente de la ilegítima asamblea nacional constituyente bolivariana, han traído desestabilización, violencia, narcotráfico, muerte y corrupción. El costo mayor lo ha pagado el propio pueblo venezolano, pero los países del continente hoy también están pagando un alto precio por la crisis provocada por la dictadura venezolana.

Ante este contexto, la organización fue contundente al decir que “las brisas bolivarianas no son bienvenidas en este hemisferio.”

Expreso su firme condena ante la amenaza de exportar malas prácticas y desestabilización. La estrategia de desestabilización de la democracia a través del financiamiento de movimientos políticos y sociales ha distorsionado las dinámicas políticas en las Américas.

Más aún, la Organización de los Estados Americanos enseña que, durante años, la dictadura venezolana, con apoyo de la dictadura cubana, institucionalizó en la región sofisticadas estructuras de cooptación, represión, desestabilización y de propaganda mediática.

La crisis en Ecuador, explica la organización, es el reflejo de la expresión de las distorsiones que las dictaduras venezolana y cubana han instalado en los sistemas políticos del continente.

Sin embargo, hechos recientes también suman como focos de desestabilización al país Chileno y Bolivia, el primero con desproporcionados hechos de violencia en reclamo de la suba del subte, y el segundo, desde anoche con la población enardecida por los reclamos de fraude ante las elecciones presidenciales. Próximamente, Argentina también deberá decidir sobre su futuro.

Finalmente, la Secretaría General de la OEA ratifica su compromiso de proteger los principios democráticos y los derechos humanos, y de defenderlos donde éstos sean amenazados. Asimismo, se mantiene a la disposición de los Estados Miembros en sus esfuerzos para hacer frente a los factores de desestabilización organizados por la dictadura venezolana y cubana.

Fuente: OEA – Redacción Diario Jurídico